viernes 27/5/22
                      Imagen del entorno del pabellón del Polígono 10, donde la iluminación es deficiente. MARCIANO PÉREZ
Imagen del entorno del pabellón del Polígono 10, donde la iluminación es deficiente. MARCIANO PÉREZ

El informe firmado por el jefe de sección de Gestión Energética del Ayuntamiento lo deja claro: «Los niveles de luminosidad de la ciudad de León son un 38% inferiores a los auditados y mínimos precisos, tal y como se ha demostrado en las campañas de mediación efectuadas». Pese a esta sentencia, que se complementa con las comprobaciones efectuadas con un luxómetro, en las que se detecta que hay calles con una luminosidad un 50% «por debajo del valor reglamentario», el equipo de gobierno sigue sin dar respuesta a la petición del PP de que ofrezcan «un informe sobre la legalidad o no del cumplimiento del contrato de la luz de la ciudad desde que José Antonio Diez tomó posesión». Sin contestación después de cinco días, los populares, que la semana pasada tildaron el caso de «escándalo», anunciaron ayer que llevarán al juzgado Contencioso-Administrativo al alcalde para que cumpla con «su obligación» de informar, «como establece el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales».

El grupo municipal de la oposición recordó que «Diez inició su mandato en julio de 2019 anunciando ‘fuertes mejoras’ para la ciudad de León con el cambio de 20.000 puntos de luz para ahorrar el 75% en la factura del consumo energético». «Junto al concejal de Desarrollo Urbano, Luis Miguel García Copete, lanzaba su profecía: con él llegaba ‘la modernidad a León’», ironizaron los populares, quienes abundaron en que «desde finales de aquel verano, el equipo de gobierno PSOE-Podemos-UPL sólo tenía que vigilar que la empresa concesionaria cumpliera el contrato, nada más», después de que se hubiera adjudicado en el mandato del PP.

Los populares insistieron en que «no sólo no ha realizado un seguimiento del mismo sino que, presuntamente, ha ignorado los informes del jefe de servicios eléctricos del Ayuntamiento de León que ya alertaba en el otoño de 2019 de un grave incumplimiento en la intensidad de la iluminación, con unas mediciones que certificarían que sería un 38% inferior a los mínimos que dicta la normativa». El PP incidió en que «no sólo eso, sino que el técnico municipal», que firmó media docena de informes entre marzo de 2021 y enero de 2022, dictaba que era ‘improcedente abonar por un servicio por debajo de los mínimos marcados en la legislación’», pese a lo cual se han mantenido las mismas facturas a la UTE, formada por OHL, Ingesán y Fermasa, que alcanzan los 2,05 millones de euros al año durante 10 ejercicios. «Para esclarecer esta situación, pedimos antes de Semana Santa el citado informe que certificara el estado de cumplimiento del contrato de la iluminación de la ciudad, que Diez ignora», recalcaron.

El PP se extendió en su crítica al cuestionar que «el PSOE municipal no sólo es incapaz de gestionar estas acciones tan importantes para lograr el cumplimiento de los grandes contratos de la ciudad, sino que además mantiene el abandono de cualquier pequeña intervención».

Informe oficial
Las mediciones reflejan que hay calles con «un 50% por debajo del valor mínimo reglamentario»

Para ejemplificarlo, los populares citaron que «la última de Luis Miguel García Copete, edil de Desarrollo Urbano, es mantener a oscuras la pasarela peatonal que une la Condesa con el Paseo de Salamanca, una zona muy transitada durante todo el día, que en estas jornadas tiene su iluminación apagada». La «incapacidad manifiesta», según señalaron desde el grupo municipal popular, «se suma el deplorable estado de suciedad de las aceras de la ciudad o los defectuosos alcorques que está colocando por todo León, dentro del famoso y millonario contrato que los socialistas aprobaron para privatizar el mantenimiento del municipio».

El PP llevará a Diez al juzgado por el «escándalo» de la iluminación en León