sábado. 28.01.2023

Corredor Oeste es una marca reivindicativa de primer orden en el oeste español que se ha hecho fuerte ante la amenaza definitiva de desaparición que corría la Ruta de la Plata. La gestión administrativa de fin de año en la Comisión Europea forma parte de su repertorio fundacional. «Pedimos al Gobierno de España y al Parlamento y al Consejo de Europa así como al Parlamento español que se incluyan las conexiones anuladas y resto del Corredor Oeste- Ruta de la Plata dentro del Corredor Atlántico de la RTE-T con sus diferentes infraestructuras de transportes y comunicaciones en: Red Básica Principal: Conexión Plasencia- Salamanca; Red Básica Ampliada: Conexión Salamanca – León; y la conexión Mérida – Sevilla/Huelva. Incorporando estas conexiones en los mecanismos financieros «Conectar Europa» durante el marco financiero plurianual 2021-2027, los Fondos Next Generation, Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y otros que se programen para que en los menores plazos posibles sean repuestos los servicios en consonancia con la eficiencia, eficacia y sostenibilidad que los objetivos europeos exigen tanto de movilidad como medioambientales así como las normas de seguridad y compatibilidad de la Red Transeuropea de Transportes (TEN-T).

Corredor Oeste está integrado por diferentes asociaciones de la sociedad civil, así como de León, Salamanca, Zamora, Asturias, Huelva, Sevilla, Badajoz, Cáceres y Cádiz . La plataforma Corredor Oeste se fijó unos objetivos que acompañó de gestiones de cohesión y lazos territoriales que se apretaron mientras crecían las dificultades para salvar la vía. El relanzamiento económico, social y poblacional del Oeste Ibérico así como la interconectividad ibérica dentro de la Red Europea y sus conexiones globales. l potente movimiento ciudadano que se activó para recuperar el histórico ferrocarril de la Ruta de la Plata (Corredor Ruta de la Plata o del Oeste Ibérico) con la conexión, en una primera fase, de Plasencia a Salamanca ha dado más pasos adelante. El primer paso en obras supone 900 millones, en el tramo entre Plasencia y Salamanca.

La presión social del Corredor Oeste logra el primer objetivo
Comentarios