miércoles 25/5/22
undefined
La carpa se instalará en una parte del aparcamiento frente a la iglesia de Santa Nonia. RAMIRO

La tramitación exprés del contrato para la reforma integral del Mercado del Conde Luna hace que ya tenga adjudicatario. La empresa gallega Construcciones Orega ejecutará los trabajos, después de que la mesa de contratación publicara, apenas un mes más tarde del anuncio de licitación, la concesión con un coste de 1.729.764,80 euros, IVA incluido. La factura queda por debajo de los 1.916.000 euros del presupuesto base y añade 121.235,78 euros en «unidades de obra e instalaciones adicionales», como se cita en el documento oficial, que da paso para que los trabajos puedan comenzar ya durante el mes mayo.

La rapidez en la tramitación del contrato, que en proyectos similares se extiende durante al menos tres meses, atiende a los requisitos derivados de la subvención de la UE. Dentro del marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, León recibirá 1.130.440 euros para afrontar la intervención con la que adecuar las instalaciones y el modelo de negocio para «competir en la actual sociedad digitalizada», como se explica en la documentación presentada a la convocatoria comunitaria que primó la calidad de la propuesta definida por los técnicos municipales.

A Santa Nonia al menos hasta febrero

La intervención comenzará por la puesta a disposición de la carpa en la que se instalará el mercado provisional. Las instalaciones se ubicarán en el aparcamiento que hay frente a la capilla de Santa Nonia, junto al jardín de Correos, y dará cabida a los apenas una docena de comerciantes que tienen todavía puesto abierto en el emblemático edificio del casco histórico. Se espera que en febrero estén de vuelta, aunque el plazo de funcionamiento tope será de hasta 12 meses.

Cuando esté lista la carpa provisional a las que se trasladarán los comerciantes, como muy tarde en junio, las máquinas entrarán en el mercado del Conde Luna con el encargo de demoler toda la distribución interior de los puestos. La piqueta se aplicará además en la fachada de la zona sur, la opuesta a la gran terraza exterior, donde el muro que cierra ahora los 7 arcos existentes desaparecerá para abrir unas grandes cristaleras. No habrá ya comercios en este espacio, en el que se agruparán los nuevos aseos adaptados y un área de instalaciones y gestión de residuos.

 

La liberación de espacios se completará con la redistribución de los puestos, que se agruparán en cuatro islotes en la zona central. Estos equipamientos se dispondrán de este a oeste, al revés de como están en la actualidad, y contarán con 28 módulos, en lugar de los 42 de ahora, para la instalación de los negocios actuales y otros que se promoverán con la intención de que completen una oferta que permita hacer una compra completa.

Los comerciantes se adaptarán además al nuevo modelo facilitado con la reforma que dará un salto a un edificio que se construyó en 1929, pero en el que se intervino por última vez en 2004. Los planos dibujan la instalación de un punto de recogida para la compra online. Los clientes podrán hacerla mediante una app y recogerla después en los armarios refrigerados que colocarán en dos zonas: una interior y otra exterior, sin límite de horario, para que facilitar el servicio a los que tengan horarios laborales coincidentes con los del Mercado del Conde Luna.
 

La reforma del Mercado del Conde Luna se adjudica de manera exprés por 1,7 millones
Comentarios