domingo 5/12/21

Paula, la joven de 36 años vecina de Mansilla de las Mulas asesinada el pasado 19 de abril, que se convirtió en la primera víctima de una muerte violenta por machismo, fue víctima de los celos de su expareja. El autor confeso de los hechos no pudo superar la ruptura de la relación sentimental que mantenían y la atacó con extrema violencia. Tanto que el cuchillo con el que la asesinó se partió en su esqueleto ante la fuerza del golpe.

El caso se juzgará por el sistema de la ley del Tribunal del Jurado, aunque previamente habrá que completar la instrucción, que todavía se encuentra en la fase incipiente. El informe definitivo de autopsia, por ejemplo, no ha sido entregado a las partes personadas en la causa.

La acusación particular, que encarna Beatriz Llamas en defensa de los intereses de la familia de la fallecida, está satisfecha del resultado del informe de los médicos forenses. Aseguran en su escrito que el acusado tenía sus facultades mentales “ indemnes“ en el momento de los hechos y no presentaba alteraciones mentales susceptibles de considerar que pueda no ser imputable, con lo cual se le juzgará previsiblemente como supuesto autor de los hechos, a la espera de que su abogado defensor presente las conclusiones del informe pericial encargado a tal efecto. La última acción que emprendió fue encaminada a sugerir que no era dueño de sus actos, pese a lo que aseguran los peritos oficiales.

En el momento de los hechos, el procesado se encontraba en casa de su padre. En torno a las 23.30 horas se levantó del sofá y salió: «Bajo al coche», le dijo. Ante la tardanza, el progenitor no se extrañó en exceso porque pensó que habría quedado con algún amigo. Fue cuando le llamó la Guardia Civil el momento en que comprendió lo que había ocurrido: El imputado se presentó casa de la que había sido su última pareja, y después de empezar a discutir, la emprendió a golpes con ella usando un objeto contundente con el que le pegó en la cabeza y posteriormente la apuñaló en el cuello con un cuchillo que cogió en la cocina, causándole la muerte prácticamente en el acto.«Me dijeron que ya estaba con otro y no pude superarlo, no sabía lo que hacía y me volví loco», explicó en el juzgado

El investigado rechazó hace unas semanas haber cometido episodios de malos tratos sobre la que había sido su pareja y contravino los testimonios de cuatro amigos de la fallecida, dos varones y dos mujeres, que señalaron que Paula vivía atemorizada por las constantes llamadas y mensajes del acusado, que habían cambiado su carácter jovial para convertirla en una muchacha huidiza y temerosa que llegó a plantearse cambiar de trabajo para irse de León.

INSTRUCCIÓN

La fase final de la instrucción camina hacia el auto de apertura de juicio oral por el sistema del Jurado Popular, que se encontrará con la oposición de la defensa del inculpado y con la aprobación de la familia de la fallecida.

En tanto en cuanto no se conozcan las causas de la muerte, achacada a un shock hipovolémico, no se puede determinar la conveniencia de la tramitación de la causa por la Ley del Tribunal del Jurado, desde el punto de vista de la defensa. A criterio de las acusaciones pública y particular, sucede todo lo contrario: solo falta por determinar si se trató de un homicidio o un asesinato. Está pendiente de determinar.

La única mujer leonesa asesinada este año fue víctima de los celos
Comentarios