miércoles. 17.08.2022
Defensa

La unidad de drones regresa al aeropuerto tras el anuncio de su traslado fuera de León

El Grosa ha instalado un hangar modular próximo al acceso que se construyó para que los RPAS accedan a la pista
                      Zona de acceso a los hangares del Aeródromo Militar de León y al fondo está la ubicación del Grosa. FERNANDO OTERO
Zona de acceso a los hangares del Aeródromo Militar de León y al fondo está la ubicación del Grosa. FERNANDO OTERO

El Grupo de Obtención por Sistemas Aéreos, el Grosa, la unidad de RPAS del Ejército de Tierra ha regresado al Aeródromo Militar de León. El 30 de septiembre del año pasado fue el último día que el batallón dependiente del Regimiento de Inteligencia ocupó el hangar que le había cedido el Ejército del Aire para que los Searcher, los drones o RPAS con los que opera la unidad pudieran utilizar la pista del aeropuerto de León.

El fin del acuerdo del convenio entre el Ejército del Aire y el de Tierra y el hecho de que por «cuestiones organizativas» Defensa plantease el traslado del Grosa a Agoncillo generaron un gran revuelo, tanto social como institucional que, finalmente, evitó el vuelo de esta puntera unidad, hecho que fue confirmado por el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una visita a Ponferrada.

El Ministerio de Defensa confirma el regreso del Grosa al Aeródromo Militar de León. El hangar que ocupaban antes es empleado ahora por su titular, el Ejército del Aire y del Espacio, por lo que se ha instalado un hangar modular justo enfrente de donde se encuentra el fijo y con acceso directo al camino asfaltado que se construyó cuando la unidad de drones se trasladó a las instalaciones de La Virgen del Camino.

A pesar de que en la Base Conde de Gazola hay diferentes pistas para el vuelo de drones, las características del Searcher, que exigen unas dimensiones determinadas, al menos un kilómetro, y una pista asfaltada para sus operaciones de aterrizaje y despegue, obligó a ambos ejércitos a llegar a un acuerdo, marcado por la proximidad de sus bases y las condiciones del espacio aéreo leonés.

Ejercicios y maniobras

Durante este tiempo, según apuntaron fuentes del Ministerio de Defensa, los drones del Grosa han participado en diferentes operaciones que han llevado a cabo en la localidad soriana de Garray y en el aeródromo de Pajares de los Oteros que «correspondían a distintos ejercicios y maniobras donde la unidad prestó apoyos».

El primer vuelo de los Searcher en el Aeropuerto de León fue en enero de 2018, tres años después de la fundación de esta unidad, la primera que se creó en España en la que los drones se pusieron al servicio de la inteligencia militar. De hecho, se escogió León para su ubicación, en la base de Ferral del Bernesga, aunque orgánicamente depende del Rint 1, el Regimiento de Inteligencia cuya matriz se encuentra en Valencia, por la proximidad de la base de Tierra al aeródromo militar, las buenas relaciones entre ambas fuerzas y las ventajas que ofrecía el espacio aéreo leonés, poco saturado, con pocos vuelos, lo que daba más opciones a las operaciones de los Searcher.

Sin embargo, todo ello se rompió en el verano de 2020 cuando se hizo público que el Ejército de Tierra estudiaba su traslado a La Rioja, al Acuartelamiento Héroes del Revellín en Agoncillo, una medida basada en la organización propia del Ejército de Tierra y condicionada por el fin del acuerdo con el Aire para el uso del hangar y la pista del Aeródromo Militar de León. A pesar de que el acuerdo se alargó un año más, el 30 de septiembre de 2021 el Grosa abandonó la Academia Básica del Aire, a la que no ha regresado hasta ahora, como han confirmado fuentes de Defensa, para volver a operar desde la pista del aeropuerto.

El Grosa tenía 150 soldados y seis RPAS Searcher. Ante el anuncio de su posible cambio a La Rioja, la unidad se vio afectada por los traslados, ya que muchos de sus integrantes no querían abandonar León y pidieron plaza en otras unidades. Durante parón, los pilotos de los Searcher continuaron sumando horas de vuelo en los simuladores, que ahora completarán en vuelos reales desde el aeródromo.

La unidad recupera así la normalidad tras intensos meses de incertidumbre con los que contaron con el apoyo de la sociedad leonesa que se opuso tajantemente a su traslado ya que su presencia en la capital leonesa completa el polo aeronáutico.

La unidad de drones regresa al aeropuerto tras el anuncio de su traslado fuera de León
Comentarios