jueves 26/5/22
Docentes leoneses en la última apertura del curso universitario. MARCIANO PÉREZ
Docentes leoneses en la última apertura del curso universitario. MARCIANO PÉREZ

La Universidad de León aspira a seguir reforzando su plantilla de catedráticos con la ampliación de 35 nuevas plazas que ya han recibido el visto bueno del consejo de gobierno de la institución académica. El próximo paso se dará en el consejo social y, posteriormente, será Hacienda quien ratifique definitivamente esta oferta de empleo público del estudio leonés.

El vicerrector de Profesorado, Miguel Ángel Tesouro, concreta que la propuesta de 35 plazas busca el relevo en los puestos de los catedráticos que este año ya se han jubilado. Todo ello, después de que hace justo un año la Universidad de León lograse desatascar el acceso a la máxima categoría de docentes universitarios en la institución leonesa. Un proceso, en el que Tesouro se ha implicado activamente después de años en los que tasa de reposición estuvo limitada como consecuencia de la crisis.

La Universidad de León tiene ahora entorno a 130 catedráticos, a los que sumarán las nuevas incorporaciones previstas ya de cara al próximo curso. Está pendiente el número de acreditados que podrán aspirar a estas vacantes, en principio de promoción interna, aunque tras conseguir hace un año que todos los profesores que cumplían los requisitos se sumaran al proceso, la institución leonesa podría convocar más plazas de los posibles aspirantes, con lo que profesores de otras universidades podrían solicitar una de las plazas, teniendo en cuenta, eso sí, la posibilidad de que en este mismo año docentes leoneses consigan los requisitos exigidos y soliciten la asignación de algunas de las plazas disponibles.

Un paso más
El proceso, para cubrir las jubilaciones de este año, debe recibir el visto bueno de Hacienda

En 2016, en las escuelas y facultades de Vegazana y Ponferrada había 70 profesores que, a pesar de tener la antigüedad o los sexenios de investigación que exige la acreditación, hacía una década que no podían aspirar la categoría superior. Desde entonces, la Universidad de León ha ido ampliando la oferta para catedráticos a fin de conseguir equilibrar la oferta entre los acreditados y las plazas y apuntalar la calidad docente.

Los departamentos o áreas de conocimiento a los que se adscribirán los catedráticos se decidirá una vez finalice el proceso, con otra preconvocatoria abierta a todos los acreditados. En el proceso de promoción interna también se tendrá en cuenta que una parte de las plazas quedan reservadas para aquellos que, cumpliendo los requisitos, posean un grado de discapacidad igual o superior al 33%, como marca la normativa.

El paso previo a la asignación de las plazas de catedrático será la publicación de un listado en el que, por orden de mayor a menor puntuación, se determinará la distribución de las plazas entre las diferentes áreas de conocimiento, cubriendo la oferta convocada. En caso de empate entre dos candidatos a una plaza, la Universidad de León tendrá en cuenta la antigüedad de la acreditación de los aspirantes a la plaza.

La Universidad reforzará la calidad de su plantilla con 35 catedráticos más