viernes. 03.02.2023

La UPL exige al consorcio que haga un plan de viabilidad para el aeropuerto Los comercios de León son los que más inspecciones reciben en la autonomía

La campaña navideña se centra en las jugueterías y las tiendas de regalos.

La concejal de la UPL en el Ayuntamiento de León Mónica Álvarez Manso reclamó al consorcio «un plan de negocio para hacer viable el aeropuerto de León». Una reclamación que se suma a la que hizo en el mes marzo, «cuando se aprobó por la Comisión Europea la nueva guía de ayudas del estado para aeropuertos y aerolíneas, ofreciendo una prórroga a los aeropuertos para que adaptasen sus modelos de negocio», recordó la edil, quien abundó en que el plan el plan cubre a «los aeropuertos de menos de 700.000 pasajeros al año, el periodo de transición es de 10 años y las ayudas llegan hasta el 80% de las pérdidas operativas». «El plan de negocio debe demostrar que al cabo de diez años serán capaces de cubrir sus costes operativos con los ingresos generados por las aerolíneas y los clientes», resumió.

Álvarez Manso incidió en que «el aeropuerto de León está dotado de las mayores infraestructuras para albergar vuelos tanto nacionales como internacionales, y si es apoyado por todos organismos para que sea funcional, como se ha hecho con los vuelos del Club de los Sesenta para el de Valladolid, se demostrará la rentabilidad y la viabilidad del mismo».

Informe de la UE

La concejala leonesista aseguró que «el informe realizado por el Tribunal de Cuentas Europeo es lo suficientemente alentador como para que el consorcio se ponga manos a la obra y elabore un plan de negocio que detalle los costes a los que harán frente durante todo el periodo transitorio para que se puedan recibir las ayudas de funcionamiento de la Comisión Europea, cuyo objetivo es impulsar la conexión entre regiones de la UE y facilitar la movilidad de ciudadanos europeos sin que se produzcan abusos o problemas de competencia». «Desde la UPL creemos que el aeropuerto se puede hacer viable atrayendo a nuevas aerolíneas y clientes, así como nuevas conexiones y consiguiendo un mercado competitivo con ganancias en sus ingresos a través de mayor eficiencia y la ejecución de buenas operaciones comerciales», afirmó.

Los comercios leoneses dedicados a la venta de artículos navideños son los más inspeccionados por la Junta en toda la autonomía, según los datos de la propia administración autonómica.

La Consejería de Economía y Empleo ha puesto en marcha una campaña de inspección de consumo específica de productos de Navidad en la que se incluye la verificación de juguetes, dentro de la cual se han desarrollado 234 inspecciones. Durante 2014 se han realizado 13.111 actuaciones de inspección en toda la Comunidad, que han dado lugar a la apertura de 460 expedientes.

En concreto se están realizando verificaciones en toda la Comunidad de las cuales 8 se realizan en Ávila; 32 en Burgos; 34 en León; 24 en Palencia; 32 en Salamanca; 16 en Segovia; 8 en Soria; 28 en Valladolid; y 24 en Zamora. En total son 234 inspecciones que se reparten por igual entre las ventas de juguetes y productos de venta especialmente en Navidad.

El objetivo de esta campaña de consumo que se está desarrollando en el periodo de Navidad de 2014, es hacer un seguimiento y control de las ofertas y promociones de productos típicamente navideños, entre ellos los alimenticios -de exclusiva comercialización en estas fechas- los productos industriales -que son adquiridos como regalo- entre ellos los electrodomésticos de línea marrón, pequeño electrodoméstico, productos informáticos, electrónicos, cámaras digitales, juegos de todo tipo, textiles, calzados, marroquinería, y de forma especial en los juguetes, según señala en una nota la Junta.

Verificación

Por otra parte, los inspectores de consumo comprueban el grado de cumplimiento de la legislación de consumo en cuanto a productos alimenticios e industriales navideños, juguetes, hojas de reclamaciones y precios. En concreto, se está verificando que dichas ofertas se realicen con publicidad expresa, tanto buzoneada, recibida por correo, a través de páginas webs, como disponible en el propio establecimiento, o bien anunciada gráficamente en los medios de comunicación.

Desde el área de consumo se ha recabado la publicidad por distintos medios, para así poder seleccionar las ofertas que se han analizado y que serán posteriormente objeto de control. En los casos en que sea estrictamente necesario, se podrán realizar este control sobre catálogos y ofertas en el mismo establecimiento inspeccionado.

De igual forma se visitan los establecimientos en los que, principalmente tras el estudio de la publicidad, existan indicios de posibles incorrecciones respecto a los aspectos de la veracidad de la publicidad emitida sin incurrir a expresiones que induzcan a error sobre los productos, sobre el precio, las condiciones de pago, entre otros aspectos.

También se está verificando que los productos correspondan a los ofertados y que estén dispuestos a la venta. Los servicios de Consumo están comprobando la calidad de los productos alimenticios de forma que cumplan las exigencias de su normativa y en concreto, las fechas de consumo y las condiciones de conservación, la de los productos industriales sin cobertura de asistencia técnica, cuando ésta sea exigible e irregularidades en cuando a garantías, y la de los juguetes que incumplan el etiquetado y más especialmente el marcado CE. En las visitas de inspección se formula un acta en la que se recogen los resultados de la inspección, haciendo hincapié, fundamentalmente, en las irregularidades que se detecten en relación con los aspectos objeto de control.

Las inspecciones de juguetes se centran en los distintos tipos de juguetes vigilando el marcado CE y en controles con un número representativo mínimo de seis a diez. En los distintos establecimientos visitados se realiza un control de los distintos artículos y una verificación de todas las secciones de juguetes de grandes y medianas superficies.

El área de consumo ha desarrollado un total de 22 campañas durante el año 2014 entre las que se han realizado acciones como el control de presencia de carne de caballo, de cereales en copos o expandidos, de productos perecederos envasados minoristas, de metales preciosos, sobre químicos en textiles, neumáticos, servicios independientes de telefonía móvil, mordedores que contienen líquidos, aceites oliva virgen y virgen extra, y bombillas de bajo consumo y de led, entre otras campañas que han implicado 13.111 actuaciones de inspección en toda la comunidad y que han dado lugar a la apertura de 460 expedientes por distintas irregularidades.

La UPL exige al consorcio que haga un plan de viabilidad para el aeropuerto Los...