lunes 25.05.2020

«Yo sería partidario de una forma de elección mucho más directa en las diputaciones provinciales»

«Yo sería partidario de una forma de elección mucho más directa en las diputaciones provinciales»

—¿Cómo solucionará el tema de los bomberos?

—No sé si acertaremos o no, es posible que alguien al final se disguste. Antes de fin de año debe haber unos medios adscritos, unos determinados lugares y unas formas para poder ser operativos. Bomberos profesionales es imposible. Yo lo que hablé con Silván es sobre los tiempos respuesta, kilómetros y habrá que ver la orografía de cada zona. En Tierra de Campos puedes dar un tiempo de respuesta de 20 ó 25 minutos en esos 25 kilómetros, pero otras partes igual no. Se han hecho mil estudios, se ha trabajado mucho en ello, pero hay que pasar a los hechos. Sé por mis propias carnes que existen medios de Diputación que cuando hay un incendio no salen. Eso no va a ocurrir. La Diputación tendrá que estar ayudando. Lo que invirtamos aquí habrá que restarlo de otra parte. Tendremos que hacer todos un esfuerzo, incluidos los ayuntamientos en la medida de lo posible y estoy hablando de algo simbólico. Tengo muy claro que cuando afecte a vidas humanas o daños tenemos que poner todo lo que esté de nuestra parte y un poco más. Vamos a echar todos una mano.

—¿Puede que pase por crear una tasa para los ayuntamientos?

—Creo que ya hay una tasa aprobada para las compañías de seguros. En los ayuntamientos habrá que analizar cuáles pueden y cuáles no pueden. Es muy complicado. Pedirle a Castilfalé, que tiene 60 vecinos, dinero para bomberos, me costaría. Posiblemente sería la Diputación quien asumiera la mayor parte y la Junta también, al menos en medios materiales y en el sistema organizativo porque tienen otras experiencias. Yo espero además que mejore la financiación estatal y si es incondicionada habrá una parte que podremos llevar ahí. Hay que hacer algo, no seguir debatiendo sobre el sexo de los ángeles. Será incompleto y puede que no se cubra todo desde el principio, sino que irá por fases.

—Habló en su discurso del paro y de la despoblación. ¿Qué piensa hacer para luchar contra ellos?

—Entre otras cosas el día 29 aprobar el plan de obras. No olvidemos que el plan de obras son algo más de 15 millones para, en su mayoría, pequeñas empresas que tienen y contratan trabajadores. También está el plan de emprendedores, el plan de carreteras... En la medida que la Diputación puede ser impulsora de la actividad económica y agilizar los trámites administrativos. Yo he hablado con Lupicinio Rodrigo y le he pedido que en noviembre, incluso mejor en octubre, tiene que estar el presupuesto.

—¿No será muy pronto?

—Quiero impulso. Todo estos planes son importantes. El plan de empleo ha sido importante por dos razones: porque crea empleo y porque ayuda de una manera especial, sobre todo a los más pequeños. Al plan de emprendedores quiero darle una vuelta para definir quién es emprendedor y quién no, porque hay que centrar las cosas. A esto hay que sumarle intentar generar que la gente tenga las puertas abiertas, decirle que aquí estamos, estar encima para cosas complejas como tramitar una licencia ambiental que a veces tarda dos años para un proyecto empresarial que genere empleo; hay que apoyar eso. Me encantaría que viniera gente, que la hay, y cogerle codo a codo para ayudarle.

—¿Y la despoblación?

—Paliar la despoblación es muy difícil. Yo he escuchado horas y horas sobre esto en las Cortes y tengo mi propia teoría. Que un matrimonio joven con hijos se quede en el pueblo es difícil, pero hay que intentar dejarlo cerca. Que los pueblos tengan unos servicios básicos, como que la Junta mantenga escuelas con cuatro niños. Hay pueblos en la vega del Esla que tienen una vida impresionante, como Algadefe, que es la cabaña ganadera más grande de Europa en menos espacio. Se está generando riqueza y empleo, más del que creemos, y en el medio rural donde más. Vamos a ayudarles más y a todos los niveles, que si alguien quiere hacer la cubierta así, no le digamos que asá.

—Quizá esa idea de dejar a la gente cerca es más complicada en la montaña. ¿Tendrán un plan especial?

—Crear planes especiales tiene que ser con muchos condicionantes y muy pensado. Todas las zonas son especiales y lo digo con todo el respeto. El Leader era para unas zonas, los Miner para otras, se hizo uno para el sur donde no había nada... El principio básico de la Diputación es buscar el equilibro territorial desde la solidaridad y la justicia, aunque suene rimbombante. En base a esos dos principios habrá que intentar que si hay zonas con connotaciones especiales se les tratará de manera especial, sin chocar con la objetividad.

—¿A qué se dedicarán esos grandes pactos que anunció en su investidura?

—A los grandes pactos que afecten a la Diputación. El primero será el presupuesto. Lo vamos a demostrar día a día. Nos sentaremos a dialogar todo lo posible, intentar consensuar y si no es posible seguiremos adelante porque no me va a temblar la mano. Somos seis grupos y quiero que todos estemos de acuerdo pero si uno no lo está seguiremos adelante. No vamos a restar eficacia. Castañón va estar dedicado a esto, pero yo también quiero estar encima. Mano tendida, lo reitero con absoluta sinceridad.

—Citaba del mensaje de las urnas. Dentro de ese mensaje podría ser el momento de que la elección de las diputaciones fuera directa, no indirecta controlada por los partidos.

—(Piensa). Mi opinión personal es que haya elección directa, pero ¿de quién? ¿Del presidente o de los diputados? Yo soy partidario de listas abiertas y elección directa, pero entiendo que instrumentalizar eso jurídicamente y llegar a gobernar donde te puedes presentar y salir con 1.000 votos, pero los que van contigo sacan 4 y salen todos los del otro lado para gobernar contigo... Ponte a gobernar.

—No sería lo mismo.

—A lo mejor lo que tiene que quedar más claro es que todos los concejales se reúnan en asamblea y decidan. Lo que está claro es que tiene que reformarse. Soy defensor de las diputaciones, creo que deben existir, lo dije incluso cuando estaba en Cortes. Aquí es donde vienen los alcaldes. Posiblemente haya que incluso asumir más competencias de la Junta y el Estado pero con financiación. De ahí a extrapolar cómo elegir o no... Yo sería partidario de una forma de elección mucho más directa. ¿Cuál? No lo sé.

—¿Cree que la mala imagen de institución feudal que se tiene de las diputaciones puede estar manchada por ese control de los partidos a la hora de elegir a los diputados?

—No me extraña que algunos lo piensen. El ciudadano elige a su alcalde y su concejal y a partir de ahí nosotros elegimos la Diputación. También es verdad que espero y deseo que uno de los cambios que quiero es que la Diputación la vean y la sientan los ciudadanos, especialmente los de los pueblos. Es verdad que tratamos con los alcaldes y concejales, aunque también tratamos con las personas.

«Yo sería partidario de una forma de elección mucho más directa en las diputaciones...