miércoles 28/10/20

Skoda. La aventura de Le Mans

DM26P4F4-19-51-06-9.jpg

J. F.

Un sueño… truncado. Heredero por vía directa de los «Tudor» 1101/1102 lanzados por Skoda tras la Segunda Guerra Mundial, el Skoda Sport se aventuró sobre el icónico trazado de La Sarthe el 24 de junio de 1950: el número 44 de Václav Bobeck y Jaroslav Netusil rodaba en segunda posición de la Clase 1.100 c. c.; cuando se cumplían 115 vueltas, ‘12+1’ horas de carrera —¡qué casualidad!—, la rotura del elemento de bloqueo de una muñequilla… daba al traste con las ilusiones.

Aún así, aquel sucesor de los «Tudor» (del inglés ‘tow-door’) había dejado su impronta en diversas carreras internaciones: ganadores en las cuatro categorías del Raid Polski de 1948 (2.649 kilómetros), además de la primera y segunda posición en los terrenos ‘imposibles’ del Rallye de Montevideo.

Al año siguiente, Skoda estrenaría en el Grand Prix Checoslovaco (Brno) el Sport, biplaza descapotable con carrocería flotante de aluminio ligero y recortada batalla, lo que daría alas al fabricante para otro gran objetivo: Le Mans de 1950. La versión de carreras pesaba 600 kilos, ampliaba su batalla (específica para Le Mans) hasta los 2,15 metros, se mejoraba la estabilidad direccional del coche y se instalaban tomas de aire para la refrigeración de los frenos delanteros de tambor, además de los ‘imprescindibles’ faros suplementarios… para iluminar la noche de La Sarthe, el resto era de los «Tudor» de serie: motor tetracilíndrico refrigerado por agua de 1.098 c.c. y 50 CV a 5.200 vueltas.

Con el carburante de carreras de la época (mezcla de gasolina, etanol y acetona) nuestro protagonista alcanzaba 140 por hora de punta, con un consumo de escasamente una docena de litros a los cien; así que, con el depósito lleno y las herramientas y recambios a bordo, que sólo podían usarse en una para técnica, el Skoda Sport de Le Mans arrojaba en báscula 700 kilos… «en orden de marcha».

Para Skoda, la de 1950 fue su única participación en las míticas ’24 Heures’; en los años siguientes, la difícil situación política… truncaría los sueños.

Skoda. La aventura de Le Mans
Comentarios