domingo 08.12.2019

Astorga reúne a expertos relojeros

Los relojeros observan con detalle el funcionamiento del reloj de los maragatos. A. RODRÍGUEZ.
Los relojeros observan con detalle el funcionamiento del reloj de los maragatos. A. RODRÍGUEZ.

alejandro rodríguez

 

La ciudad astorgana acogió ayer un encuentro de la Asociación Nacional de Reparadores y Restauradores de Relojería Gruesa (Anreg) en el que una decena de sus miembros, expertos relojeros de toda España, visitaron el reloj de los maragatos del Ayuntamiento para conocer de cerca el mecanismo de la maquinaria del mismo.

 

Allí, en lo más alto del consistorio astorgano, los relojeros analizaron cada movimiento de las manecillas del reloj, así como el sistema de remonte que hace que los maragatos toquen las campanas ante los ojos de la plaza Mayor. Todos ellos, se mostraron sorprendidos por el particular y minucioso mecanismo del instrumento para medir el tiempo en el Ayuntamiento de Astorga tras escuchar las explicaciones del encargado de su funcionamiento, el relojero astorgano Ramón Díguele.

 

El propio encargado les explicó que la maquinaria del reloj es la tercera con la que cuenta el consistorio y que lleva instalada desde 1974; siendo por aquel entonces su padre el responsable de velar por su funcionamiento y ayudándole él mismo desde esa fecha hasta la actualidad. A mayores, les hizo saber que la maquinaria fue fabricada en Vitoria y que pertenece a la última obra de arte creada por la fábrica de la Viuda de Murúa.

 

Durante la visita, el presidente de la Anreg, Francisco Osuna, detalló que en el encuentro participaron relojeros llegados desde Barcelona, Sevilla, Ciudad Real, Madrid, Pontevedra o Lugo, aunque destacó que la asociación cuenta también con expertos asociados de Uruguay o Argentina. «Todos los años nos reunimos para hacer actividades en torno a la relojería que es nuestro hobbie porque la mayoría nos dedicamos a otra profesión».

 

Al respecto, Osuna señaló que «somos aficionados a la relojería mayor, en especial a los relojes monumentales, de pared, de antesala o de sobre mesa. Como es nuestra pasión nos dedicamos a comprar piezas en los mercadillos y a restaurar relojes para poder ponerlos en valor de nuevo».

 

Los miembros de Anreg, que se reúnen varias veces al año, acuden tanto en ferias internacionales de relojería, como realizan este tipo de visitas para poder conocer mucho más de cerca las curiosidades que esconden las maquinarias de cada reloj.

 

«El objetivo de la asociación es dar a conocer la relojería tradicional y ponerla en valor porque en España hay muy poca tradición en ese sentido. A nosotros nos gusta ver la historia, la evolución o el cambio de cada pieza de un reloj», indicó el presidente de Anreg, que mostró su satisfacción de que un reloj como el de Astorga siga en perfecto funcionamiento.

 

Tras la vista al reloj, también fueron recibidos por el alcalde, Juan José A. Perandones, y posteriormente realizaron una visita al Museo del Tiempo de la ciudad que alberga una variada selección de relojes de diferentes épocas y estilos que pertenecen a la colección personal del relojero astorgano José María Ramos.

Astorga reúne a expertos relojeros