martes. 06.12.2022

Cada año mueren ahogados entre 5.000 y 8.000 animales en los canales y las acequias que se extienden por toda España. Es la estimación que realiza la fundación Artemisan, una organización privada sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es promover la gestión y conservación de especies de fauna y flora, prestando especial atención al aprovechamiento sostenible de especies cinegéticas para al beneficio de los ecosistemas y el mundo rural.

Lo cierto es que estas infraestructuras, en su mayor parte antiguas y realizadas antes de que existiera cualquier normativa de impacto ambiental, han contribuido a que la agricultura de regadío suponga casi la quinta parte de la superficie agraria útil (más de 3,7 millones de hectáreas). No en vano, su explotación aporta más del 35% del Producto Bruto Agrícola, según los datos del Instituto Geográfico Nacional.

Sin embargo, su crecimiento ocasiona daños colaterales, porque a menudo están abiertas y carecen de mecanismos de protección como los vallados metálicos. Corzos, ciervos, jabalíes, ovejas, cabras, aves acuáticas e incluso perros se acercan a estos canales porque se les está cortando un paso natural y tratan de cruzarlos o para beber agua. En su afán, acaban resbalando y mueren ahogados al no poder escapar o salen muy malheridos. «Son pendientes de un 50% o un 60%, totalmente lisas, que cuesta mucho subir», sostiene Luis Fernando Villanueva, presidente de la fundación.

Desde Artemisan se ha puesto en marcha una campaña para recopilar toda la información necesaria para emprender acciones judiciales y conseguir así que los responsables del mantenimiento de estos canales tomen cartas en el asunto. Se trata de dar a conocer lo que pasa en los llamados ‘canales de la muerte’ y proponer cambios y mejoras para paliar el número de fallecimientos. «Los cazadores llevaban un año informándonos al respecto, pero cuando empezamos a investigar vimos que la situación era mucho peor de lo que pensábamos», dice Villanueva. Y pone un ejemplo: «Cada semana sacan dos o tres animales, vivos o muertos, del canal del trasvase del Tajo-Segura».

Campaña a nivel nacional contra el ahogamiento de fauna en los canales...
Comentarios