lunes. 15.08.2022
Cultivos

El campo leonés pierde el 12% de la producción del cereal de invierno con 6.000 hectáreas más de superficie que en 2021

La cosecha sufre la falta de precipitaciones y las sucesivas olas de calor
trigo
Campo de cereal. JESÚS F. SALVADORES

El campo leonés espera una producción de 321.801 toneladas en la presente campaña del cereal de invierno, un 12 por ciento inferior a la registrada en 2021, cuando ya se arrastró una pérdida de un 15 por ciento sobre 2020. Las cifras caen pese a que el campo leonés ha sembrado este año 107.050 hectáreas, prácticamente 6.000 hectáreas más que en 2021, y 2.300 más que en 2020. La falta de precipitaciones de los últimos meses y las olas de calor están detrás de estos resultados. 

La estimación de los datos de la cosecha han sido presentados hoy por el  consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Gerardo Dueñas, en Valverde del Majano (Segovia),  quien indicó que “la previsión estima que se van a recoger en torno a cinco millones de toneladas, eso significaría un 20% por debajo de la media de los últimos cinco años”. Además, ha destacado que “la campaña se está iniciando con precios más altos que al inicio de la pasada, influida por los altos costes de los insumos principales: fertilizantes, gasóleo, energía, así como la alta inestabilidad derivada de la invasión rusa a Ucrania».

Gerardo Dueñas ha señalado que la cosecha prácticamente está en estado muy avanzado o finalizada en  la zona sur de la Comunidad, en las provincias de Ávila, Salamanca, Segovia y Valladolid.

La provincia de mayor producción es Burgos (1,2 millones de toneladas), seguida de Palencia (956.000 toneladas) y Valladolid (905.000 toneladas). El conjunto de las tres provincias producen el 50% del cereal de la Comunidad.

Los últimos avances de producción nacional de cereales de invierno publicados por el ministerio de Agricultura indican una superficie sembrada en España de 5,4 millones de hectáreas, representando Castilla y León el 34% de esta. Respecto a la producción nacional, se estima en torno a 14 millones de toneladas, un 29 % menos que la campaña pasada. Con estos avances, Castilla y León aportará cerca de un 36 % a la producción nacional, la Comunidad autónoma con mayor producción.

Teniendo en cuenta las últimas cotizaciones de cereal, correspondientes al cierre de la campaña anterior y las primeras de la actual campaña de comercialización, el valor estimado de esta producción se cifraría en  torno a 1.700 millones de euros (17 % más que el anterior). Sin embargo habrá que esperar a la evolución de los precios en los próximos meses de la campaña.

No obstante, Gerardo Dueñas, ha indicado que, aunque aparentemente el valor mayor de la producción es superior debido a los precios actuales, no se debe olvidar el incremento de los costes que han asumido los agricultores en la campaña 2021 – 2002 y asimismo ha manifestado la enorme inestabilidad e inseguridad que existe de cara  a las próximas siembras que se realicen en el mes de septiembre.

Además, el consejero ha demandado de nuevo la necesidad de concluir la definición de la futura PAC y en especial que, de forma definitiva, la Comisión confirme las condiciones de siembra en relación a la diversificación o no de cultivos,  la obligación o no de dejar superficies en barbecho y también de manera especial que se hagan esfuerzos extraordinarios para facilitar la disposición de los input principales para poder producir con garantías como son los fertilizantes e incluso semillas. Ha expresado, su confianza en que estas cuestiones de puedan aclarar en el próximo consejo de ministros de agricultura de la Unión Europea, previsto para el día 18 de julio, ya que es es urgente dar certidumbre a los agricultores y ganaderos.

La superficie sembrada está ligeramente por debajo respecto a la campaña pasada y el trigo vuelve a ser el más cultivado

La superficie sembrada de cereal destinada a grano asciende a 1,84 millones de hectáreas,  inferior en un 4 % superior a la campaña anterior y 2 % inferior a la de los cinco últimos años.

En esta superficie ya está descontada la superficie media que se siega para forraje, que en estos momentos se prevé en unas  75.000  ha, principalmente distribuidas en las provincias de Salamanca (29.000 ha) y Zamora (15.000 ha). 

Analizando la distribución de siembra por especies, en esta campaña, el  trigo,  con 896.000 ha, es el cereal más sembrado, ocupando en torno al 50% de la superficie. El cultivo de la cebada se encuentra en 748.000 ha, la superficie de centeno se estima en 73.000 ha, la de avena en 75.000 ha y la de triticale en 45.000 ha.[2]

El rendimiento medio del cereal esperado es de 2.700 kg/ha, un 19 % inferior a la media de los últimos cinco años.

Por especies, el rendimiento esperado del trigo es de 2.815 kg/ha, un 21 % inferior a la media, y el de la cebada 2.870 kg/ha, un 14 % inferior de la media. En avena se esperan 1.906 kg/ha, en centeno 1.795 y en triticale 2.081, todos ellos también por debajo de la media.

El trigo vuelve a ser el cereal más cultivado superando en casi 150.000 hectáreas a la cebada. De los 5 millones de toneladas de cereal esperados (5,04 millones), la producción de trigo estimada es de 2,5 millones, un 17 % inferior que la media de los últimos cinco años.[4]

En lo que respecta a la cebada, se prevé una producción de 2,1 millones, un 31 % por debajos de la media de los cinco últimos años en aprte debido a la disminución de la superficie cultivada. La avena se estima en 143.000 toneladas, la de centeno en 130.000 toneladas y la de triticale en 93.000 toneladas.

El campo leonés pierde el 12% de la producción del cereal de invierno con 6.000...
Comentarios