sábado 22/1/22
La organización pide un reparto ordenado del terreno. DL

Los responsables de Coag en Castilla y León han cifrado en 60.000 las hectáreas que «arrebatarán» las industrias energéticas a la agricultura y a la ganadería hasta el año 2030 para instalar renovables en cumplimiento de los Acuerdos de París según los cuales España debe instalar 3.000 megavatios anuales hasta esa fecha.

Según recuerda la OPA, esos 3.000 megavatios se instalan en el campo y ocuparán, según sus cálculos, 5.900 hectáreas cada año _60.000 hectáreas hasta 2030_ que, por lo tanto, no podrán ser cultivadas ni aprovechadas por el ganado.

«De momento, las industrias energéticas, los fondos de inversión o cualquier otro tipo de inversionistas se están lanzando a la conquista de tierras por toda España para generar energía», aseguran los responsables de Coag que advierten de que esa «especie de colonización energética» no está exenta de problemas por lo que la OPA pide a las administraciones «especial atención» para evitar que las tierras agrarias sean objeto de especulación o se retiren de la actividad agropecuaria.

Coag precisa al respecto que no suele valer cualquier terreno sino los que estén más próximos a los enchufes, los denominados puntos de evacuación de la energía ya que esto ahorraría «ingentes costes» de transporte energético. También recuerda que muchos de los terrenos que las energéticas denominan baldíos son zonas protegidas donde es «imposible» instalar placas.

La OPA ironiza asismismo respecto a la percepción de que algunos ayuntamientos comienzan a «embriagarse» por los «cantos de sirena» de los grandes inversores por lo que se abren a sus propuestas «sin recato».

Esto ha llevado al presidente de la Junta Agraria Local de Paredes de Nava (Palencia), César Infante Antolín, a elevar un escrito al Ayuntamiento que ha acotado casi 650 hectáreas del bien comunal ‘Finca El Páramo’ para uso industrial y/o instalación de proyectos de energía renovables’.

Los miembros de la Junta Agraria Local se han mostrado sorprendidos al respecto ya que, según explica ahora Coag, el Ayuntamiento denegó una solicitud del terreno para cultivos promovidos por jóvenes agricultores alegando que era un terreno comunal «que, al parecer, no lo es tanto ahora».

Coag informa asimismo de que en la localidad abulense de Las Navas del Marqués el Ayuntamiento promueve otro «megacomplejo energético» de casi 1.000 hectáreas, 700 del propio municipio y 200 del vecino de Navalvillar de Pinares para alojar placas solares «que entorpece el pastoreo de vacuno extensivo y que también ha puesto en pie de guerra a los ganaderos» que temen que la iniciativa no revertirá beneficios en la zona.

Un beneficio para todos

Tras recordar que Copag es una organización «absolutamente favorable» hacia la energía fotovoltaica, la OPA ha abogado por un reparto más ordenado de la inversión para que el campesino para que el medio rural y la gente que lo habita se puedan beneficiar de la necesidad de instalar energía limpia.

Así, propone que sea el propio agricultor, mediante pequeños huertos solares, el que opte a la producción de energía y cobre un complemento de renta por ello y recuerda que la Asociación nacional de productores de energía fotovoltaica, Anpier, defiende un esquema parecido que emane de pequeños inversores.

Coag calcula en 60.000 las hectáreas que «arrebatarán» las energéticas a la agricultura
Comentarios