sábado 24.08.2019
LA ROBLA

La comunidad educativa de la escuela de FP critica la falta de voluntad política

j.a. barrio planillo | LA ROBLA

La Comunidad Educativa de la Escuela de Formación Profesional Virgen del Buen Suceso de La Robla, continúa inmersa en su incesante lucha por la continuidad del centro, clave para el futuro de los jóvenes. Desde La Comunidad Educativa, la portavoz de los trabajadores, Sara Aloso, quiso agradecer el «esfuerzo realizado al Ayuntamiento de La Robla y los contactos que está manteniendo para buscar de una vez por todas una solución a la continuidad del centro formativo». Además, de la misma manera también hacen partícipe al presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, por su cercanía e interés mostrado para que «este centro de nuestra provincia que es referente a nivel nacional e internacional no caiga , sabiendo que existen soluciones viables y que hay que ponerse urgentemente a trabajar sobre ellas puesto que cada vez queda menos tiempo y cada minuto cuenta».

Esta semana a las Cortes

También esta semana, recuerdan que en el Pleno de las Cortes de Castilla y León se debatía la Proposición No de Ley presentada por Izquierda Unida en la que se pedía que la Junta de Castilla y León se hiciera con la titularidad del Centro de enseñanza de Formación Profesional para asegurar su viabilidad ahora y para siempre. La propuesta obtuvo los votos favorables de todos los grupos políticos a excepción del Grupo Popular. «Esto creemos que ya es un pequeño avance puesto que en esta ocasión ya se ha sumado otro grupo político que la vez anterior no la había apoyado, gesto que desde la comunidad educativa del centro roblano les agradecemos a todos ellos». Aseguran que para los trabajadores de este centro esta escuela «es nuestra vida y nuestro puesto de trabajo, por lo tanto nuestro garbanzo, algo que debería ser sagrado y ser respetado por encima de todo».

Para concluir afirma que «el centro de FP debe permanecer aquí, abierto para que nuestras comarcas sigan con vida y generando trabajo en la zona».

La comunidad educativa de la escuela de FP critica la falta de voluntad política