sábado 5/12/20
Riello

Desprendimientos y humedades obligan a trasladar a los 26 usuarios del geriátrico

u Los residentes han sido llevados a centros de Rioseco de Tapia, Burgos y Valladolid
El inmueble tiene graves problemas de humedades. DL
El inmueble tiene graves problemas de humedades. DL

El derrumbe de parte del techo de un pasillo y otros defectos estructurales han obligado estos días al traslado de los 26 residentes del centro para la tercera edad de Riello.

La empresa Clece, que tiene la concesión de esta residencia, comunicó la decisión al Ayuntamiento municipal de Riello, titular del centro, en el último pleno celebrado el viernes como salida a los problemas que ha sufrido el edificio. Los ancianos han sido trasladados a otros centros que tiene la empresa en Rioseco de Tapia, Valladolid y BurgosLa concejala socialista, Gloria Suárez Álvarez, denuncia que la residencia sufre problemas en el edificio desde hace un año, especialmente de humedades, y hace quince días se desprendieron bovedillas del techo, al parecer por defectos del material de la última reparación que se hizo en el tejado.También critica que las familias fueron informadas sin apenas margen de tiempo para hacer el traslado de los residentes con el permiso correspondiente. «Llamaron a las dos de la tarde del viernes y en media hora tenían que responder», señaló.

Por su parte, el alcalde de la localidad, Manuel Rodríguez, aseguró ayer que en todo momento se ha velado por la seguridad de los residentes. «Son cosas que pasan, ante la caída de los primeros cascotes se ha decidido remodelar todo el edificio para prevenir males mayores», explica el regidor, que desde el primer momento ha informado de todo el procedimiento de traslado a la Junta de Castilla y León, ya que la residencia cuenta con algunas plazas concertadas por la Gerencia de Servicios Sociales por lo que también hay personas de otras zonas de la provincia. «Esperemos que en el plazo de un mes el problema esté solucionado y los residentes puedan regresar al centro», concreta Rodríguez.

Futuro incierto
Los doce empleados del centro no saben cual será su situación laboral mientras dure la reforma

Desde la Gerencia de Servicios Sociales se confirma que el traslado se realizó esta semana, con furgonetas adaptadas, y que se ha recibido la solicitud del Ayuntamiento para realizar las obras con carácter de urgencia, y que estudiarán si el proyecto se puede acoger a algún tipo de subvención.

Por su parte, las doce personas que trabajan en el centro no han sido informadas acerca de la situación laboral en la que quedan con esta medida. «No nos han dicho nada, si nos van a trasladar a nosotros también a otras residencias, si nos vamos a un erte, no sabemos a qué atenernos», explicaba una trabajadora del centro, que afirma que la única indicación que han recibido es la de preparar el equipaje a los residentes e inventariar lo que se llevan. «Ni si quiera nos han dejado acompañarlos», lamenta. Esta trabajadora comenta que los primeros cascotes cayeron el pasillo del comedor hace 15 días. «Por cinco minutos no les pilló saliendo de desayunar». Además asegura que durante estas dos semanas los residentes han tenido que acceder al comedor por el patio, «con lluvia, sol o lo que haya», ya que el pasillo quedó inutilizado.

La mayoría de los residentes son de la comarca de Omaña y de otras cercanas. «Este cambio será fatal para ellos, porque están acostumbrados a salir por el pueblo y esto supone un desarraigo», explica la trabajadora. Por su parte, Gloria Suárez urge al Ayuntamiento de Riello a que tome cartas en el asunto por tratarse de un recurso social del municipio y una de los pocos recursos que generan empleo. «Todas las personas que trabajan en la residencia son del municipio o municipios cercanos», apostilla.La residencia es un edificio municipal con más de 25 años de antigüedad y que está asentado sobre una zona húmeda que ha acrecentado su deterioro.

Desprendimientos y humedades obligan a trasladar a los 26 usuarios del geriátrico
Comentarios