domingo 20/6/21
caso cerrado, no olvidado

La doble identidad de ‘el Portugués’

Antonio María da Silva, el marido y padre de las asturianas cuyo rastro se pierde en 1987 y que fueron buscadas en Matadeón de los Oteros, se casó con su primera esposa con el nombre de Mauricio Ramos Lopes
Búsqueda de Mari Trini y su hija en Matadeón de los Oteros.

Tenía doble vida y tuvo doble identidad. De puertas para afuera era un hombre encantador, cuentan en Asturias. Más reservado e incluso severo con los hijos —«les traía a raya»— le recuerdan en Matadeón de los Oteros. En casa «batía» (golpeaba) a mujer e hijos, asegura su primera esposa y mucho se ha hablado de la ‘mala vida’ que dio a Mari Trini, la segunda esposa, desaparecida desde 1987 con su hija Beatriz. Es el retrato de un maltratador de manual.

El hombre clave para esclarecer la misteriosa desaparición de María Trinidad Suardíaz Suero y su hija Beatriz da Silva Suardíaz, ocurrida hace 30 años, es Antonio María da Silva, marido y padre de las mismas, a quien tanto en Matadeón de los Oteros como en Asturias se le conoce como ‘el Portugués’.

Escurridizo y con una extensa hoja internacional de antecedentes policiales que pasa por Suiza, Francia, varias provincias españolas y Portugal no aparece ni vivo ni muerto. La policía española asegura que lo ha buscado sin éxito en Portugal y en los archivos de la policía lusa su rastro se pierde en 2013. Los últimos expedientes que le abrieron le identifican como una persona sin techo que ha causado problemas o no ha pagado las pensiones en las que se alojaba.

Antonio María da Silva vivió con otra identidad entre 1974 y 1977, cuando recuperó su nombre auténtico para solicitar trabajo en las minas de wolframio del pueblo en el que nació, San Francisco de Asís (Covilha), en la región centro de Portugal.

Así lo aseguran su hija menor y la primera esposa. El Portugués se hizo llamar Mauricio Ramos Lopes y a este nombre responde como padre de varios de los hijos de Teresa, nacidos entre 1974 y 1976 e inscritos en el Registro Civil de Viana do Castelo.

«Fue su familia quien me dijo que se llamaba Antonio María da Silva», asegura Teresa. Según su versión, cuando se casaron en Francia en 1974, muy cerca de la frontera con Suiza, no llevaron los papeles al consulado de Portugal para validar el matrimonio, por lo que nunca tuvieron que divorciarse. Ni él para casarse con Mari Trini, aquel 6 de enero de 1985, ni ella para contraer matrimonio con su actual marido, en ese mismo año en Portugal.

En el acta matrimonial, Antonio María da Silva, figura como soltero, al igual que en la partida de nacimiento de su última hija del matrimonio con Teresa. Esta mujer huyó de Matadeón de los Oteros entre finales de 1981 y 1982, aprovechando una de las salidas de su marido a ‘trabajar’ en Francia.

La desaparición de María Trinidad Suardíaz y su hija en 1987 está envuelta en una nube de misterio. Su padre fue el primero en pedir ayuda para la búsqueda de su hija. Con este motivo, en 1998 sacó una partida de nacimiento de su hija y también del matrimonio.

Las pesquisas que realizó el amigo del padre constan en varios oficios a la Guardia Nacional Republicana y al Consulado de Portugal en León que no dieron frutos. En 2002, por fin, el hermano de Mari Trini, Carlos Manuel, presenta una denuncia ante la Comisaría de Gijón y es cuando se inicia la búsqueda oficialmente. Poco después, Antonio María da Silva fue interrogado en Portugal y declaró que no sabía nada de su mujer y su hija. Que había ido a recogerlas a la casa de acogida y no estaban. Así consta en las diligencias policiales.

La investigación se reanudó de oficio en 2016 por la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (Udev) de la Comisaría de Gijón. Y el caso quedó cerrado provisionalmente en el juzgado número 4 de la ciudad asturiana en febrero de este año después de fracasar la búsqueda de los posibles restos de madre e hija en Matadeón de los Oteros, pues se barajó que podían haber sido asesinadas, así como la localización del Portugués para tomarle nuevo testimonio.

Entrada a Barroca Grande, donde nació Da Silva. GAITERO

La doble identidad de ‘el Portugués’
Comentarios