viernes. 27.01.2023
Medio Ambiente ya aprobó el proyecto

Una empresa invertirá seis millones en 4 hidroeléctricas en Babia

La empresa Promotora Andrés Martínez S.A. no ha logrado poner en marcha aún las cuatro minicentrales hidroeléctricas que ha planteado en la zona de Babia, a pesar de que los trámites para algunos de los proye
Las cuatro minicentrales han sido planteadas en montes de utilidad pública de Babia
El Ministerio de Medio Ambiente ha declarado de utilidad pública las cuatro minicentrales hidroeléctricas que quiere poner en funcionamiento la empresa Promotora Andrés Martínez S.A. (Pamsa) en Babia, al primar la explotación de las energías renovables y poco contaminantes. Los proyectos afectarían a Pinos, Villafeliz, La Majúa y Torrestío, supondrían una inversión de seis millones de euros (1.000 millones de pesetas) y la creación de una decena de puestos directos. Los trámites más avanzados corresponden a la hidroeléctrica de Pinos, que comenzó a gestionarse hace cinco años. La minicentral ya ha superado el trámite de impacto medioambiental y está pendiente sólo de la licencia de construcción que tiene que conceder el Ayuntamiento de San Emiliano, según explica el administrativo de Pamsa, Antonio Pérez. El ayuntamiento se niega sistemáticamente desde mayo del 2002 a dar luz verde a la compañía alegando que los vecinos no quieren una minicentral en el pueblo. «No lo entendemos -comenta-, el impacto visual de una hidroeléctrica es mínimo, porque la caseta tiene una base de catorce metros y se recubre con piedra para integrarla en el paisaje». Además, según Pérez, la zona se beneficiaría de los impuestos que debe pagar la empresa por la explotación del agua del río para generar electricidad y de las compensaciones que ofrecen, como mejorar el alumbrado y el asfaltado de las calles. Canalizaciones subterráneas Las canalizaciones de la electricidad son subterráneas y no se ven. Pamsa señala que no le importa «invertir un poco más si redunda en llevarse bien con los vecinos», y no encuentra justificación a «las numerosas trabas» que están encontrando para desarrollar sus proyectos. En el escrito planteado para Pinos, la cuota de captación del agua se sitúa a 1.300 metros de altura, con un salto bruto de 189 metros y un caudal de 900 litros por segundo. La conducción hasta la conexión con Fenosa es de 1.870 metros subterráneos, con un tramo de túnel de 570 metros. El caudal ecológico -el mínimo para que los peces no mueran- ha sido fijado en 88 litros. El proyecto de La Majúa se planteó en 1998 y también ha encontrado oposición vecinal por el temor de la comunidad de regantes a quedarse sin agua para 130 hectáreas en verano. El salto entre la turbina y la presa es de 192 metros, con un caudal de 950 litros por segundo y una potencia de 1.900 kilowoltios/amperios. La línea de interconexión con Fenosa es de 270 metros subterráneos. El arroyo a explotar atraviesa un monte de utilidad pública. El pasado julio se sometió a información pública. En Villafeliz y Torrestío, remitidas hace dos años, los saltos también son de 190 metros para caudales de 185 litros por segundo. Los proyectos están en la recta final de tramitación.

Una empresa invertirá seis millones en 4 hidroeléctricas en Babia
Comentarios