jueves 20.02.2020

Un matadero avícola de Ferral acogerá el primer proyecto piloto de biomasa

La actuación se integra en el Plan de la Junta para mejorar la eficiencia energética en el campo.
Un matadero avícola de Ferral acogerá el primer proyecto piloto de biomasa

m.r. | león

La Consejería de Agricultura y Ganadería y la de Fomento y Medio Ambiente, a través de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente (Somacyl), tienen entre sus objetivos desarrollar y promocionar el uso de la biomasa forestal y promover actuaciones para mejorar la eficiencia energética en el ámbito de las explotaciones ganaderas de Castilla y León. En León, el proyecto se desarrolla en un matadero avícola situado en Ferral de Bernesga, que consta de un matadero avícola y varias granjas de producción de broilers. Por ello, se va a implantar un incinerador con biomasa para poder quemar todos los subproductos generados en el matadero. La inversión es de 92.500 euros, según informaron ayer el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y la consejera de Agricultura, Milagros Marcos.

El objetivo común de este plan de actuaciones es aunar los beneficios ambientales que conlleva la biomasa como combustible, unido a los impactos positivos generados en la economía de las zonas rurales, y la sanidad de las explotaciones ganaderas —especialmente en las de porcino y aves—, de forma que el uso de la biomasa en las explotaciones, además de garantizar un suministro energético a precios competitivos, permite disponer de un sistema individualizado y seguro de destrucción de cadáveres en la propia explotación.

Para ello, se han seleccionado una veintena de explotaciones ganaderas más una incubadora y un matadero donde se desarrollarán seis proyectos en las provincias de Ávila, Burgos, León, Palencia, Segovia y Valladolid con una inversión prevista de 1.690.747 euros y que se ejecutarán durante los años 2016-2017. La empresa Somacyl será la encargada de ejecutar, financiar las inversiones y suministrar la biomasa forestal necesaria, suscribiendo contratos con las explotaciones para la gestión energética de las instalaciones. Estas explotaciones cuentan con un tamaño suficiente para garantizar la viabilidad financiera de las inversiones.

El proyecto que ha contado con una inversión «muy superior al resto», según el consejero, será una gestión de purines y el aprovechamiento energético, que estará ubicado en la localidad burgalesa de Melgar de Fernamental y que contará con un presupuesto de más de un millón de euros.

En una rueda de prensa, ambos consejeros explicaron que los principales objetivos de este plan, entre los que se encuentra el «desarrollo y promoción» de esta fuente de energía natural y la «mejora de la eficiencia energética en el ámbito de las explotaciones ganaderas de Castilla y León», ha subrayado Marcos.

Asimismo, Suárez-Quiñones destacó que la meta de este plan es «aunar los beneficios ambientales de la biomasa como combustible», unido al «gran impacto positivo» que tendrá en la economía rural y la sanidad en las explotaciones ganaderas, pues el uso de esta biomasa, además ser un suministro «competitivo», es un sistema «individualizado y seguro», explicó el consejero.

Otro de los principales beneficios que los ganaderos obtendrán de este sistema energético, será la sanidad de sus explotaciones, ya que constituirá un «refuerzo de la bioseguridad y un ahorro de energía y del seguro de retirada de cadáveres», ya que con este sistema, los ganaderos podrán quemar los cadáveres de sus animales y obtener energía del proceso, señaló la consejera.

Hasta ahora, el seguro de la retirada de los cadáveres de los animales suponía un gasto de unos 20.000 euros anuales para los ganaderos, pero con este sistema de biomasa, los ganaderos «además de ahorrarse este seguro, obtendrán energía del proceso», lo que supondrá un ahorro de 33.000 euros por cada 2.000 madres de explotación, según Suárez-Quiñones.

Para finalizar, Milagros Marcos destacó que estos nuevos sistemas también tendrán efectos «muy positivos» en la prevención de la transmisión de enfermedades animales, como los casos ocurridos recientemente en Ávila de tuberculosis porcina.

Un matadero avícola de Ferral acogerá el primer proyecto piloto de biomasa