viernes 20/5/22
Representantes de ayuntamientos, juntas vecinales y cazadores se reunieron en Riaño.

Los alcaldes y representantes de los ayuntamientos de la montaña de Riaño, las juntas vecinales, las asociaciones de caza y los jefes de cuadrillas de caza de esta comarca mantuvieron una reunión en el salón de plenos del consistorio de Riaño en que han mostrado su malestar con la nueva normas de la gestión de las reservas de caza.

El presidente de la asociación de cazadores de la montaña de Riaño, Juan José Canal, dijo que habían convocado esta reunión para que se analizase el nuevo cambio de la gestión de la reserva de caza que está perjudicando a los cazadores locales. «Lo que se pretende es aplicarnos a los cazadores locales o vecinos las mismas tarifas que al resto de los cazadores algo que consideramos que no es aceptable», según Canal. El acuerdo al que se ha llegado es que tanto las administraciones locales como las asociaciones de cazadores presenten unos escritos ante la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León para «quejarnos de las tarifas que nos quieren aplicar. Han pasado de 250 euros a 900 euros por día de caza». La Junta de Castilla y León va aplicar la tarifa normal a los cazadores locales para todo tipo de cacería: corzo, rebeco, ciervo, hembras de rebeco y ciervo. Hasta ahora los cazadores locales estaban pagando el 50% del precio en consideración de vecinos.

Con la nueva normativa el concepto de cazador local desaparece. No obstante las entidades locales pueden reservar cacerías y piezas de caza para repartirlos entre los cazadores vecinos o cazadores que tengan algún tipo de vinculación con las entidades. Las administraciones locales están manteniendo los cupos para estos cazadores. «Y lo que pedimos ahora es que nos mantengan los precios en los cuales estábamos cazando hasta ahora», reclamó Canal.

Otros de los temas que se trató en esta reunión es el control de los lobos dado que los asistentes consideran que las entidades locales tienen que sacar más beneficio de la caza del lobo. Además coinciden en señalar que hay una población muy alta de lobos que está provocando muchos daños tanto en la ganadería como en la fauna silvestre. Estas cacerías al lobo que debería ampliarse para establecer un control de este especie tendrían que subastarse. «La población actual del lobo, por mucho que digan, es muy alta ya que están haciendo un daño considerable tanto a la ganadería como a las especies silvestres», recordó el presidente de los cazadores de la montaña de Riaño.

El presidente de la Junta Vecinal de Posada de Valdeón, Tomás Pérez, recordó que mientras otras zonas ven como el lobo se controla racionalmente de acuerdo al plan de aprovechamiento de la Junta de Castilla y León y su caza se incluye en la orden anual de tal deporte, percibiendo los pueblos los recursos que la caza del lobo no mata más la derivada de la propia cacería de este, Sajambre y Valdeón pierden la caza que el lobo abate y la del propio aprovechamiento cinegético de la especie. Algo que pasa en toda la montaña. «Hay que decir alto y claro que en Valdeón en Sajambre hay más lobos de los que hubo en toda su historia», según Pérez.

Respecto a la prohibición que tienen los cazadores en días de nieve consideran que las decisiones que se están tomando no son las acertadas. «No estamos de acuerdo a veces cuando no nos dejan cazar por el espesor de la nieve o porque somos muchos cazadores», precisó Canal quien recordó a la Junta que cuando se hacen las cacerías en invierno se genera un importante movimiento económico en bares y restaurantes de la comarca. «Si no nos dejan cazar esa inyección económica se pierde en la comarca».

La montaña oriental se une contra la nueva gestión de las reservas de caza