jueves 19.09.2019
castrofuerte y villaornate

Un nuevo destino para la estación

El Ayuntamiento y la Junta Vecinal invierten 140.000 euros en rehabilitar los edificios y el entorno del antiguo apeadero del ‘Tren Burra’.
Vista general del conjunto de edificios en Castrofuerte. MEDINA
Vista general del conjunto de edificios en Castrofuerte. MEDINA

armando medina | castrofuerte

De la mano. Así van, como no podía ser de otro modo, el Ayuntamiento de Villaornate y Castro y la Junta Vecinal de Castrofuerte en su afán por restaurar, conservar y dar una nueva utilidad al conjunto de edificios que componen el apeadero-estación del viejo Ferrocarril de Vía Estrecha, el popular ‘Tren Burra’, que fue puesto en marcha en 1915 y clausurado en 1969. Una línea que surcó la Tierra de Campos desde Medina de Rioseco hasta Palanquinos siendo un auténtico revulsivo económico para las localizabas por las que cruzaba. Concebida, en un principio, para el transporte de mercancías (cereal principalmente), poco a poco fue adquiriendo cierta importancia también en el tránsito de pasajeros. A su vera fueron construyéndose silos y otras infraestructuras agropecuarias. En su recorrido llegaron a trabajar hasta más de 200 personas entre jefes de estación, factores, guarda de agujas, guardesas para pasos a nivel, brigadas de mantenimiento, maquinistas, fogoneros, interventores de trenes...

Pero el devenir del tiempo y con los nuevos medios de transporte fue perdiendo importancia y con su cierre definitivo el 11 de julio de 1969 la mayoría de las instalaciones (estaciones, apeaderos, almacenes y la propia vía) quedaron en desuso, muchas fueron desmanteladas y expoliadas con edificios que llegaron a desaparecer y, la gran parte, languidecen amenazando ruina lo que supondría una pérdida irreparable de un patrimonio exponente de la arquitectura industrial de principios del siglo XX.

Muchos han sido los intentos e iniciativas de recuperación con mayor o menor éxito. Entre los años 2004 y 2005 el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan acondiciona la denominada Vía Verde que transcurre por el trazado de la antigua vía del tren. Y en el 2009 el Ayuntamiento de Villaornate hace lo propio con el tramo desde el límite con Valencia de Don Juan hasta Castrofuerte. También realiza varias mejoras hasta el límite con Campazas.

Actualmente tanto la junta vecinal de Castrofuerte como el Ayuntamiento al que pertenece (Villaornate y Castro) pretenden darle un nuevo impulso tanto a los edificios como a la propia Vía Verde. El conjunto de edificios que componen el antiguo apeadero de Castrofuerte lo integran un almacén que se encuentra en un estado aceptable, la estación con los muros de carga en buen estado pero con las cubiertas, forjados, carpinterías e instalaciones desmanteladas. Un tercer edificio que fue utilizado en su momento como almacén de herramientas y aseos tampoco tiene cubierta. Había un cuarto inmueble, la casilla del capataz, que ya no pertenece al conjunto ya que FEVE la vendió a la familia que la utilizaba.

El Ayuntamiento y la junta vecinal consideran prioritario y necesario afrontar la reconstrucción de estos edificios y la ordenación del entorno por múltiples razones, según se señala en el proyecto. Porque la silueta de estas construcciones en su estado actual degradan ostensiblemente el paisaje y la imagen del pueblo ya que si se solicita la entrada en internet de ‘Castrofuerte’ aparecen las ruinas de la estación de ferrocarril, generando un aspecto de desidia y ruina del pueblo «bastante alejada de la realidad».

El arreglo del tramo de ferrocarril entre el límite con Campazas y Valencia de Don Juan (Valjunco), de 12 kilómetros, cuenta hoy con una gran afluencia de caminantes y ciclistas y la recuperación de estos edificios y espacios permitiría dedicar alguno de ellos a un uso público relacionado con el turismo, el ocio y el senderismo.

Parte de la finca se destinará a uso agrícola y ganadero colocando instalaciones de uso público como un punto de carga de agua seguro para tratamientos agrícolas, una báscula pública, una grúa para descarga de material pesado, la reconstrucción del muelle de carga...

El edificio almacén, que se encuentra en buen estado, se destinará a uso municipal para guardar herramientas y maquinaria. Además se urbanizará el entorno.

La inversión total prevista rondará los 140.000 euros, con ayudas de la Diputación de León. La primera fase ya está prácticamente ejecutada promovida por la junta vecinal de Castrofuerte con un presupuesto de 20.977 euros. Ha consistido en el arreglo del tejado del almacén. Se la colocado una nueva puerta y se han restaurado los recercados exteriores, además se ha limpiado la zona y colocado nuevas tuberías, entre otras actuaciones.

La segunda fase está promovida por el Ayuntamiento de Villaornate y Castro y cuenta con presupuesto más ambicioso de 120.407 euros que se llevará a cabo en los próximos meses.

Se reconstruirá el antiguo apeadero conservando la estética original. Las obras incluirán la limpieza interior y exterior del edificio, se construirá la solera, se colocarán los forjados y la cubierta escaleras, puertas y ventanas...

Prácticamente lo mismo se hará en el Pequeño Almacén.

El proyecto es ambicioso y en él Ayuntamiento y junta vecinal caminan juntas para recuperar un patrimonio que de no actuar sobre él amenazaba con venirse abajo. Así pues, la vieja estación emprende un nuevo viaje recuperando los edificios para el uso público.

Un nuevo destino para la estación