sábado. 28.01.2023

El Plan Hidrológico del Duero sale adelante a pesar de la falta de consenso en la cuenca

El documento rechazado por el Consejo del Agua entrará en vigor por Real Decreto junto al resto de planificaciones
undefined
Canal Alto de Payuelos, a su paso por Villapadierna. CAMPOS

El Consejo de Ministros aprobó este martes los planes hidrológicos que marcarán la gestión del agua en España hasta 2027, entre ellos, el Plan Hidrológico del Duero, que fue rechazado por el Consejo del Agua en la votación realizada el pasado abril, en la que se posicionaron contra la planificación la Junta y el sector agrario, incluidas las comunidades de regantes. 

Un rechazo inédito ante la falta de consenso en cuestiones como la ampliación de la regulación de la cuenca, demandada por la administración autonómica y los agricultores, y por ir contra los intereses del sector agroganadero, como se evidenció durante su tramitación con la presentación de miles de alegaciones en las que se reprochaba su carácter «ambientalista». 

Entre las actuaciones más relevantes para León recogidas en el PHD 2022-2027 se encuentra el proyecto de la regulación lateral del Órbigo, con la ejecución de las presas de La Rial y Los Morales que, según el documento, deberán estar concluidas antes de terminar el periodo de vigencia del plan.

Respecto a la garantía de suministro, el PHD garantiza que habrá agua para las 6.543 hectáreas del Canal Alto de Payuelos y las 4.478 hectáreas del Canal Bajo de Payuelos que restan por transformar hasta alcanzar el total de 42.820 hectáreas regables de la zona. Tanto las zonas pendientes de Payuelos como la de Valderas suponen cumplimiento de garantía de la Instrucción de Planificación Hidrológica (IPH) en todos los horizontes. 

Fin al trasvase
El plan reconoce que con la superficie de regadío planificada en León no quedará agua para trasvase

También se tiene en cuenta que el total de regadíos dependiente de los embalses de Riaño, Porma y Casares (sistema Esla) superará en 2027 las 105.000 hectáreas en la provincia de León (que abarca a las comunidades de regantes de Payuelos, Margen Izquierda del Porma, el Páramo Bajo, Arriola, Esla, Valderas, los riegos tradicionales y el caudal ecológico de cuatro ríos).

En el documento se reconoce que con el incremento de la superficie de regadío en León no quedará agua para trasvasar a otras provincias, como ocurre actualmente con el trasvase a la cuenca del Carrión.

El PHD contempla 2.250 millones de inversiones y medidas para actuaciones de modernización de regadíos, por un importe de 768 millones de euros, de aumento de la capacidad de regulación en cuatro nuevas presas y nuevos regadíos, entre otras medidas. 

También se alinea con la estrategia del Pacto Verde Europeo y afronta el cambio climático como un reto global, poniendo el foco en la lucha contra la contaminación, la preservación y recuperación de ecosistemas y biodiversidad, a través de medidas precisas para alcanzar los objetivos ambientales en la cuenca, según explicó la Confederación Hidrográfica del Duero tras el paso del documento por el Consejo del Agua. 

El organismo regulador considera que en este tercer ciclo de planificación hidrológica, el Plan ofrece «un importante programa de restauración fluvial que afecta a 227 masas de agua tipo río con 5.000 kilómetros fluviales, y medidas de mitigación con el fin de que puedan alcanzar el buen estado ecológico en las mismas». 

En el Plan se incluye el Plan de Gestión del Riesgo de Inundación que recoge actuaciones de reducción de vulnerabilidad en determinadas áreas de los ríos Esla, Tera, Esgueva, Pisuerga, Carrión y Valderaduey entre otros.

Obra destacada
El PHD incluye como obra más importante en León la ejecución de las presas del Órbigo

También el nuevo Plan tiene como objetivo «reducir las presiones que soportan las masas de agua, mejorar los sistemas de depuración, fomentar el ahorro de agua y la reutilización y atender las demandas de agua de manera que sean compatibles con su buen estado, lo que permitirá asegurar la calidad y cantidad del recurso».  

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, destacó, al término del Consejo de Ministros  que las medidas contenidas en los planes hidrológicos buscan mitigar el riesgo de inundaciones y sequías, contribuir a alcanzar los objetivos ambientales, proteger la biodiversidad y avanzar en adaptación ante el cambio climático.

El Plan Hidrológico del Duero sale adelante a pesar de la falta de consenso en la cuenca
Comentarios