lunes 24/1/22
Villablino

El PP exige la dimisión de Mario Rivas por la trama de las inmatriculaciones

El PSOE le defiende y pide que «los litigios familiares (del alcalde) no interfieran en la vida y gestión políticas»
                      Mario Rivas, alcalde de Villablino. V. ARAÚJO
Mario Rivas, alcalde de Villablino. V. ARAÚJO

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Villablino, Roberto Manuel González, aseguró ayer que su partido reclamará la celebración de un pleno en la comisión de portavoces para exigir la dimisión del alcalde, Mario Rivas, tras la información publicada por Diario de León sobre las denuncias de numerosos ganaderos y vecinos del valle contra su familia a causa de la inmatriculación de fincas para pastos así como la extorsión y agresiones sufridas por algunos de ellos.

Más comprensivo ha sido el PSOE provincial, que ha publicado una nota informativa en la que exige que «los litigios familiares no interfieran en la vida y gestión políticas si no hay involucración directa y personal». El partido destaca la labor «impecable» de Mario Rivas y defiende su «buen hacer»: «Mario Rivas siempre ha estado enfocado en los beneficios de todos los lacianiegos», destacan al tiempo que recuerdan la existencia de la presunción de inocencia y aseguran que el alcalde de Villablino «no se encuentra inmerso en ningún tipo de proceso».

Las presuntas víctimas de la familia del alcalde prefieren guardar silencio por miedo y declaran que no hablarán hasta que las causas que han puesto en los juzgados tengan sentencia. En cualquier caso, reconocen que después de varios meses, la juez aún no les ha llamado a declarar.

Hay que destacar que la magistrada de Villablino, Ana Cores Paredes, se inhibió en un proceso de amenazas contra Antonio Arias Tronco iniciado por la mujer del alcalde, Ana González a causa de la «amistad íntima» que mantienen: «Con fecha 13/04/2020, se dictó escrito por el proveyente absteniéndose del conocimiento del presente proceso DPA 104/2020, amenazas (todos los supuestos no condicionales), por hallarse incurso en la causa de abstención prevista en el número 219 LOPJ y 103 LEC (Amistad intima) del articulo 219 de la Ley Orgánica del Poder Judicial».

Sin embargo, antes de ello, y según explica Óscar Geijo, abogado de Antonio Arias Tronco, la juez envió la denuncia al juzgado de violencia de Ponferrada, «a pesar de que no hay relación de parentesco entre ellos», lo que podría haber llevado a su cliente a pasar varias horas en el calabozo.

El 11 de enero de 2021, el Juzgado de primera Instancia de Ponferrada absolvía a Antonio Arias Tronco y la sentencia destacaba que «existe un ánimo espurio en la denunciante». «En efecto, la familia más directa de aquella (la mujer del alcalde) tiene problemas de tierras y un litigio con el denunciado. Ello obliga a valorar con cautela su declaración. En segundo lugar, su testimonio no está corroborado por elementos objetivos».

Diario de León publicaba ayer en primicia que el alcalde de Villablino, Mario Rivas, y su familia han sido denunciados en juzgados de la provincia así como ante la Guardia Civil por la presunta apropiación fraudulenta de fincas de varios vecinos, que inciden en que las maniobras para hacerse con numerosas propiedades se realizan a través de una red en la que juegan un papel fundamental algunos miembros de su familia. En la organización están, presuntamente, el propio alcalde, su hermano, Rubén Rivas, y su padre, Constantino Rivas, así como su mujer Ana González y el hermano y el padre de ésta, Jonathan y Arturo González.

Los presuntos desfalcos que llevan a cabo desde hace varios meses —y que, según denuncian, en ocasiones se han acompañado de agresiones y otro tipo de intimidaciones— se realizan supuestamente mediante la inmatriculación a nombre de Rubén Rivas —prejubilado minero— de tierras que no le pertenecen. Para lograrlo utilizan una red familiar con un papel reservado para cada uno de los integrantes. La mujer de Mario Rivas, que trabaja en la notaría de Villablino, es la que realiza, presuntamente, el estudio de los bienes catastrales para comprobar qué propiedades pueden ponerse a nombre de su cuñado Rubén. Pero, además, están su hermano, guardia civil, y su padre. Ambos tienen sendas denuncias en el juzgado por haber agredido física y psicológicamente a algunos de los habitantes de Villablino que se niegan a perder sus propiedades.

El PP exige la dimisión de Mario Rivas por la trama de las inmatriculaciones