miércoles. 06.07.2022
Medio Ambiente

Quintana del Castillo recobra 250 hectáreas del incendio de 2015 con 1,2 M€ de la Junta

Suárez-Quiñones anuncia una próxima restauración de otras 260 hectáreas para el último trimestre de este año
Vista de la zona afectada por el incendio de 2015, que arrasó más de 2.000 hectáreas, la mayoría de ellas en Quintana del Castillo. DL

La Junta ha invertido 1,2 millones para la restauración forestal y el trabajo preventivo del entorno de los montes afectados por el incendio de Quintana del Castillo en 2015, que quemó 2.124 hectáreas, la inmensa mayoría de ellas en este municipio, aunque también se vieron afectados terrenos de Valdesamario. El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visitó ayer la zona en la que se han reforestado 249 hectáreas con más de 300.000 árboles de diversas especies autóctonas de la provincia de León, fundamentalmente pinos silvestre y resinero, roble albar y rebollo, abedul, serbal, cerezo, tejo y acebo.

Asimismo, en la misma zona y su entorno inmediato se han efectuado tratamientos selvícolas en más de 100 hectáreas, que se elevan a casi 400 en el conjunto de los términos municipales afectados.

Aunque las primeras actuaciones comenzaron inmediatamente después del incendio, con la evaluación de los daños, las reuniones con las entidades locales afectadas y la planificación de las acciones urgentes de extracción de madera quemada por parte del Servicio Territorial de Medio Ambiente de León, se ha seguido actuando sobre el terreno afectado hasta la actualidad.

Actuaciones

El robledal ha comenzado a regenerarse y poco a poco se irá recuperando el pinar joven

En octubre de 2015 comenzaron los trabajos de emergencia para la restauración forestal con una ayuda solicitada al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, con una inversión de 245.000 euros, que definió y dirigió el personal técnico del Servicio Territorial de Medio Ambiente de León.

De la misma manera, la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, con financiación aportada por entidades privadas, trabajó en 2015 y 2016 en actuaciones de restauración y recuperación del hábitat del urogallo cantábrico en las que se invirtió un total de 203.710 euros.

Posteriormente, en 2018 el Ministerio para la Transición Ecológica aprobó la propuesta presentada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente para la restauración ecológica de los terrenos afectados, dentro del Plan PIMA para la adaptación al cambio climático, con un importe de 285.115 euros.

Nuevas inversiones

La Junta tiene pendiente actuar en los parajes de otros tres grandes incendios en la provincia

Ese mismo año esta consejería contrató un proyecto de tratamientos selvícolas de prevención de incendios para la prevención de incendios en estos montes y los colindantes, con una inversión de 481.001,56 euros.

Las finalidades de la restauración de los terrenos incendiados se centran en recuperar la funcionalidad del ecosistema forestal, controlar la erosión y la estabilidad de los terrenos o mejorar la calidad de los recursos hídricos.

Además, de defender la masa forestal superviviente del riesgo de enfermedades y plagas, recuperar el hábitat de la fauna silvestre, proteger infraestructuras de interés general e incrementar la absorción del CO2 atmosférico o mitigar los efectos negativos del cambio climático.

Suárez-Quiñones explicó que en la superficie ocupada anteriormente por robledal, cuya regeneración está siendo «satisfactoria», se aplicarán tratamientos selvícolas de reducción de la densidad del rebrote, mientras que la superficie ocupada por pinar joven, que no ha regenerado de forma natural, se prevé ir recuperando progresivamente.

«A través del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León está previsto ejecutar un proyecto de restauración de daños causados a estos montes, que permitirá la restauración de otras 260 hectáreas», señaló para detallar que contará con un importe de licitación de 700.000 euros y su inicio está previsto para el último trimestre de 2021.

Por último, el consejero destacó que se prevé trabajar en la restauración de otros grandes incendios forestales ocurridos los últimos años en Castilla y León, con una inversión total de 3,2 millones de euros, de los cuales 2,6 millones se destinarán a la provincia de León, donde se trabajará también en los de Castrocontrigo y Noceda del Bierzo de 2012, Fabero de 2016, y Bouzas y Encinedo de 2017.

El consejero hizo un llamamiento a la responsabilidad en estos meses previos al inicio de la temporada de riesgo de incendios, y avanzó que en lo que va de año se han producido 158 incendios en Castilla y León con 300 hectáreas calcinadas, 29 de ellos en León, con unas 20 hectáreas afectadas, sin contar con el declarado ayer en Valdepiélago.

Quintana del Castillo recobra 250 hectáreas del incendio de 2015 con 1,2 M€ de la Junta
Comentarios