lunes. 08.08.2022

Cuatro rutas por los secretos de Omaña

La Oficina de Turismo de Riello muestra de jueves a domingo su rico patrimonio cultural y paisajístico

Omaña guarda tesoros artísticos, etnográficos y paisajístico aún por descubrir. El Ayuntamiento de Riello ofrece la oportunidad de acercarse a este patrimonio olvidado a través de las cuatro visitas guiadas que, de jueves a domingo, realiza desde la Oficina de Turismo hasta finales de septiembre.

«Queremos rescatar del olvido, dar a conocer y al mismo tiempo conservar el patrimonio que tenemos en el municipio», explica el alcalde Manuel Rodríguez Díez. Tras concluir el programa de restauración de diversos elementos del patrimonio cultural de este municipio de Omaña, en el mes de julio se inauguraron las rutas guiadas con gran éxito de público.

Son visitas guiadas gratuitas diseñadas y dirigidas por los trabajadores de la Oficina de Turismo de Riello, Darío Álvarez Bouzas y Carlos García Rabanal. La cita es a las 11.30 horas en esta ofiicina situada en la plaza Flórez de Quiñones. Desde aquí se sale en los coches particulares de las personas que acudan a la actividad, cuya duración aproximada es de dos horas.

La primera ruta, de Bonella a La Urz, se realiza los jueves. La rica arquitectura tradicional de Bonella es el primer atractivo de esta visita con la oportunidad de conocer por dentro el palomar, el único que se mantiene en el municipio de Riello. En La Urz, la guinda es la Casona de Pedro de Rabanal, un edificio civil del siglo XVII.

Los viernes se realiza la ruta 2 por Castro de la Lomba, Rosales y Cueto de Rosales para recorrer el antiguo Concejo de la Lomba de Campestredo. La visita a los restos de un castro prehistórico y de la iglesia de Rosales, una joya de la etnografía omañesa, son las primeras paradas del recorrido.

Para finalizar, un regalo para la vista con la subida al cueto, desde donde se puede contemplar gran parte de la montaña occidental leonesa. Los sábados la ruta 3 se adentra por Ariego de Abajo y Curueña. La Casona de los Álvarez Valcárcel, del siglo XVIII, es otra muestra de la esplendorosa arquitectura civil que se conserva en la comarca y ejemplo de uidado por parte de sus propietarios. En Curueña, cuna de los Flórez de Quiñones, visitan la casona y su iglesia.

Para finalizar, los domingos se realiza la ruta 4 comienza en el santuario de Pandorado con su grandioso retablo barroco para seguir por el castillo de Benal de El Castillo, que perteneció a los condes de Luna.

En Valbueno se visitará la iglesia y, aparte de disfrutar de las espléndidas vistas que ofrece su ubicación y deleitarse de la belleza añadida por la artista local Mayte Primo que ha decorado los bancos.

Cuatro rutas por los secretos de Omaña
Comentarios