lunes. 05.12.2022
pobladura de pelayo garcía

Salvar dos siglos de tradición

El Ayuntamiento creará una asociación que garantice el futuro del grupo de danzas.
La fotografía muestra la espectacularidad y belleza del grupo de danzas de Pobladura de Pelayo García durante una actuación.

Corría el año 1810, según cuenta no se sabe muy bien si la leyenda o la tradición, cuando una joven de Pobladura de Pelayo García enfermó de gravedad y rogó a la patrona, la Virgen de las Angustias, que la sanara. Y así ocurrió. En ese momento, el pueblo entero, como muestra de agradecimiento, decidió que todos los años sacaría en procesión la imagen de la Señora. Y la acompañaría bailando. Así nacieron, al unísono, la fiesta del Voto y el grupo de danzas, que desde entonces han caminado unidos.

La danza de Pobladura, igual que otras existentes en el sur de la provincia, es una importante muestra de las tradiciones y la cultura de esta comarca leonesa y tiene un gran valor etnográfico. Los bailes o «bailas» de paloteo son una de sus señas de identidad. Además de los danzantes, en la comitiva participan las figuras de los birrias, personajes que representan a los demonios o entes del inframundo que con la cara tapada intentan confundir a los bailarines que avanzan al son de la dulzaina y el tamboril.

En estos más de dos siglos de historia, los jóvenes de la localidad han sabido mantener una tradición que hoy con los rigores de la despoblación del medio rural corre el riesgo de perderse. Para que eso no suceda, el Ayuntamiento pretende crear una asociación que garantice la continuidad del grupo. Según señala el alcalde, Vicente Ferrero, el objetivo es organizarlo, ya que hasta la fecha ha funcionado casi por inercia propia. Para ello ha convocado a una reunión mañana a las nueve de la noche a todas aquellas personas de todas las edades que durante su vida hayan participado como danzantes o como auxiliares o colaboradores del grupo de danzas para explicarles la iniciativa y escuchar opiniones. La idea es darle más seriedad al funcionamiento del grupo y elaborar unos estatutos y normas de funcionamiento. Desde el Ayuntamiento están dispuestos a colaborar con cuantas actividades organice, así como fomentar la formación musical (dulzaina y tamboril) o de cualquier otro tipo que se plantee.

El grupo de danzas, que vivió sus años de esplendor en décadas pasadas ganando varios concursos nacionales o apareciendo en Televisión Española cuando ésta era la única existente, hoy lo integra gente muy joven que con apenas veinte años, cuando están comenzando a dar lo mejor de sí mismos, lo dejan. Según afirma el alcalde, la danza es una de las señas de identidad del pueblo, lo representa en diversas actuaciones a lo largo del año en otros lugares de la provincia y de la geografía española, y lo ideal es que existiera un grupo estable «de gente convencida y comprometida» cuya edad se alargase más allá de los treinta años, «como sucedió siempre».

Pero la asociación que se pretende poner en marcha quiere abarcar muchos más campos. «Queremos que sea una agrupación cultural, recreativa y deportiva», comenta el regidor. Serviría también para dar cabida al equipo de fútbol, la organización de eventos y actividades, incluso de las fiestas.

Salvar dos siglos de tradición
Comentarios