domingo 22.09.2019
HOMENAJE AL ARTISTA EN SABERO

Ursi, el escultor de los mineros

El Museo de la Siderurgia y la Minería acoge una exposición sobre este artista palentino que abandonó su trabajo en la mina para relatar en piezas de madera la vida bajo la tierra
Ursi, el escultor de los mineros

El Museo de la Siderurgia y la Minería inauguró esta semana una exposición dedicada a la obra minera del escultor palentino Ursicino Martínez, Ursi, uno de los escultores contemporáneos más reconocidos de Castilla y León. Buena parte de su obra se conserva en el Museo de Ursi, ubicado en la localidad palentina de Aguilar de Campoo, cuya colaboración ha hecho posible que las piezas de temática minera del artista sean expuestas en el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León.

No fue casualidad que Ursi eligiera el trabajo minero como inspiración para sus primeras creaciones. Era un ámbito que conocía muy bien, pues con veintiún años ya era un minero experimentado en las minas de Barruelo de Santullán (Palencia), donde permanecería seis años, con una brillante trayectoria laboral.

Pero su pasión por la mina fue superada por su pasión por el arte, abandonando el trabajo minero para ingresar becado en la Escuela de Artes de Palencia, donde permaneció dos años.

Sin embargo, el esfuerzo del trabajo en las galerías, el ambiente opresivo bajo la tierra y la desgracia que acompaña al accidente, se quedaron grabados para siempre en Ursi, quien los refleja en sus esculturas mineras como nadie hasta ahora ha hecho.

La exposición incorpora sus primeras obras de tema minero, dos grandes tallas esculpidas en troncos de olmo con el título de Rampero y Picador con martillo neumático, que junto con un alto relieve que muestra un rampero en la explotación, han sido cedidas por el Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán (Palencia).

Junto a ellas, completan la exposición otras veinte esculturas de pequeño y mediano formato, en madera de roble y bronce que reflejan los principales trabajos del interior de la mina. En ellas se compaginan figuras exentas con otras que muestran los espacios de la mina en los que se desenvuelven los trabajos.

Sus poses forzadas obligadas por los angostos espacios de la mina le sirven para mostrar un estilo propio basado en la tensión de las formas y la representación de esfuerzos casi titánicos.

Ursi era consciente de que para entender la mina de interior es preciso una quimera: mostrarla toda en su conjunto. En su afán didáctico realiza varios relieves sobre la mina donde agranda el escenario, mostrando ramplas completas. Ese interés porque todos comprendan el funcionamiento de las explotaciones se encuentra en la exposición de dos maquetas de gran tamaño. Con ellas, Ursi, consigue abrir a la mirada exterior la montaña con varios niveles y ramplas.

Si en su día, otro artista palentino, Ambrosio Ortega, fue conocido como Brosio, el pintor de los mineros, sin duda Ursicino Martínez merece el título de Ursi, el escultor de los mineros.

Ursi, el escultor de los mineros