jueves. 30.06.2022
Dormir en paz

¿Ronquidos?: busca ayuda en la unidad de León donde los sueños se hacen realidad

El servicio cuenta ahora con nueva ubicación y tecnología más moderna que atiende ya 200 casos domiciliarios
undefined
Silvia Fernández y Paola Gudiel, neumólogas del Caule, responsables de la Unidad del Sueño. FERNANDO OTERO

Parada respiratoria en la noche, colapso de la vía aérea superior, pequeños despertares o descenso del nivel de oxígeno que impide respirar; somnolencia y cansancio durante el día. Son algunos de los síntomas que presenta la apnea del sueño. Las consecuencias: problemas cardiovasculares, arritmias e incluso ictus. La apnea del sueño guarda relación, además, con tumores como los melanomas y produce complicaciones en personas con diabetes. La sufre entre el 4% y el 30% de la población, pero sólo el 10% de las personas afectadas están diagnosticadas y tratadas.

El Hospital de León realizaba alrededor de 540 estudios al año antes de la pandemia. La pandemia de covid-19 paralizó los avances de la Unidad del Sueño, dependiente del Servicio de Neumología, cuando iba a iniciar los estudios domiciliarios de pacientes sospechosos de padecer apnea del sueño, con unas características determinadas.

«Son pruebas más simplificadas que la polisomnografía convencional (PSG), que se presentan como útiles para las personas altamente sospechosas de padecer el trastorno del sueño por obesidad, ser personas roncadoras o apneas», explican Silvia Fernández y Paola Gudiel, neumólogas del Caule, responsables de la Unidad del Sueño.

                      El Caider entrega los dispositivos de estudios domiciliarios que indican en la Unidad del Sueño. FERNANDO OTERO
Una de las nuevas habitaciones de la Unidad del Sueño del Caule, ubicada ahora en la planta quinta de Virgen Blanca. FERNANDO OTERO

Mediante una poligrafía respiratoria domiciliaria (PRD) se puede registrar la alteración en la función respiratoria durante el sueño en el propio domicilio, sin necesidad de someterse a un registro minucioso de la actividad en el hospital.

La Unidad del Sueño retomó su actividad a primeros de este año con la mejoría de la situación del covid, en una nueva ubicación —planta quinta de Virgen Blanca— y con nuevos equipos de para realizar los estudios. Se estima que a lo largo de 2022 se podrán ampliar los estudios hasta 800 con unos 200 domiciliarios, lo que supondrá un aumento notable de la actividad.

El tratamiento pasa por mejorar los hábitos del sueño (tiempo adecuado y calidad con medidas como evitar el uso de dispositivos móviles antes de irse a la cama) o bajar de peso. El tratamiento específico es dormir con una CPAP (presión positiva continúa en vía aérea) que mantiene abierta la vía aérea al introducir el aire a presión a través de la nariz. Existen otros dispositivos, como los Dispositivos de Avance Mandibular (DAM), útiles solo en casos muy concretos.

                      Una de las nuevas habitaciones de la Unidad del Sueño del Caule, ubicada ahora en la planta quinta de Virgen Blanca. RAMIRO
El Caider entrega los dispositivos de estudios domiciliarios que indican en la Unidad del Sueño. RAMIRO

La Unidad del Sueño del Servicio de Neumología del Caule inició los estudios domiciliarios justo antes de la pandemia. El covid obligó a cerrar las unidades en toda España y a lo largo de los dos años de pandemia se han vuelto a abrir y a cerrar en función de la presión asistencial causada por el coronavirus.

«Durante la pandemia no se podía acudir a los domicilios y los recursos humanos y el espacio de camas se usaron para el covid», apuntan las doctoras Silvia Fernández y Paola Gudiel.

«En todo momento se han seguido los criterios de la Separ (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) tanto para la escalada como para la desescalada», explica Elena Bollo, jefa del Servicio de Neumología en el Caule. Lo único que se pudo hacer fue algún estudio de casoss muy concretos y urgentes.

                      DS26P1F4-21-42-15-4.jpg
La doctora Elena Bollo, jefa del Servicio de Neumología del Caule. RAMIRO

La Unidad del Sueño del Caule fue reconocida por la Separ en 2021 como unidad básica. Actualmente hay unas 2.200 personas en el área de León que son usuarias de CPAP. Duermen con un dispositivo que impide que la vía respiratoria superior se cierre y se produzca la apnea del sueño.

La mayoría de pacientes inicia tratamiento una vez que se han adaptado adecuadamente a su uso cotidiano mientras duermen. Hay unos 374 pacientes activos en consulta de ventilación no invasiva, entre pacientes agudos que salen de la Ucri (muchos son dados de alta con dispositivo respiratorio para casa) y pacientes crónicos. Con la séptima ola en fase de descenso, el Servicio de Neumología espera poner la Unidad del Sueño al cien por cien para aliviar la lista de espera.

¿Ronquidos?: busca ayuda en la unidad de León donde los sueños se hacen realidad
Comentarios