miércoles. 06.07.2022
ENTREVISTA

«La banca ética no necesitó ni un euro para ser rescatada»

La Banca ëtica y su funcionamiento llega hoy al Club de Prensa de Diario de León. El Grupo de Iniciativa Territorial de Fiare en León explica hoy el poder y cultura del dinero. Ante la especulación, la banca ética defiende la utilización del dinero "para que el mundo se mueva en otro sentido".

José Luis Chamorro, miembro del Grupo Iniciativa Territorial de Fiare en León. MARCIANO PÉREZ

—¿Qué es la banca ética y por qué es necesaria?


—La banca ética es aquella que pone por delante del beneficio económico el de los proyectos que mejoran la vida de las personas y el planeta; para ello invierte solamente en aquéllos que, además de ser viables económicamente, tienen un impacto positivo en la sociedad y/o a nivel medioambiental. Para un número cada vez mayor de personas y organizaciones esta cuestión es prioritaria: no sólo queremos una entidad financiera solvente y eficaz; además le pedimos a nuestro banco que no invierta en combustibles fósiles, que tenga productos de crédito para personas migrantes o que atienda las necesidades de crédito del tejido económico de nuestro territorio. Se dice que ‘el dinero mueve el mundo’; por eso queremos elegir el sentido en el que se mueve.

 

—¿Qué es Fiare?

 

—Fiare Banca Ética es una cooperativa de crédito que opera en España e Italia ofreciendo los servicios habituales para cualquier persona, física o jurídica, que quiere un banco ético con el que trabajar: abrir una cuenta corriente, disponer de tarjeta de crédito, domiciliar recibos, abrir un depósito de ahorro, pedir un crédito, etc.

 

—¿Por qué la banca tradicional no es ética?

 

—La maximización del beneficio económico que rige las decisiones de la banca convencional conlleva especulación financiera e inversión en empresas que dañan el planeta; como está sobradamente acreditado, todas y cada una de las entidades bancarias españolas tienen créditos a empresas del sector armamentístico, o en inversiones que deterioran la salud de las personas y el medio ambiente. Por supuesto, esto no ocurre con los bancos éticos.

 

Sin embargo la banca tradicional intenta lavar su imagen ofreciendo algunos fondos éticos o campañas de acción social, como una estrategia de responsabilidad social corporativa que es más una operación de marketing que una opción ética global. Lo que, entre otras cosas, distingue la banca ética de algunos fondos éticos de la banca tradicional es que en la banca tradicional esos fondos son la excepción y no la norma.

 

—Esta banca va a contracorriente de la lógica capitalista. Parece que es la lucha de David contra Goliat. ¿El desarrollo de la banca ética tiene futuro?

 

—La banca ética tiene mucho futuro, porque la crisis actual del capitalismo ha puesto al desnudo la voracidad de la banca especulativa y ha llevado a mucha gente a buscar alternativas de ahorro e inversión más éticas y solidarias. La banca ética lleva décadas funcionando, con volúmenes de actividad creciente en ahorro, crédito y capital social, y los balances económicos son más positivos que los de los bancos convencionales: durante los años de la crisis financiera los estados europeos tuvieron que detraer 750.000 millones de euros de otros fines para rescatar bancos; sin embargo ni un solo euro fue necesario para el rescate de bancos éticos. Otro dato muy significativo: los índices de morosidad son siempre muy inferiores en la banca ética que en la convencional.

 

—¿La banca ética está reconocida legalmente?

 

—Por supuesto. Un banco es una cosa muy seria, toda la actividad está supervisada por el Banco de España y se ajusta a la legislación europea.

 

—¿Qué implantación tiene en León? ¿Cuántos clientes tiene? ¿Cuántas ayudas ha concedido a León y para qué proyectos?

 

—Fiare Banca Ética tiene actualmente en torno a 30 personas socias de la cooperativa en León, y 40 clientes. Ahora hay tres proyectos en estudio.

 

—¿Qué garantías tengo si meto mi dinero en Fiare?

 

—Las garantías, por ejemplo el conocido fondo de garantía de depósitos, son las mismas que en un banco convencional.

 

—¿Cómo funciona? ¿Dan créditos? ¿se puede domiciliar una nómina y el pago de los recibos? ¿cobran comisiones? ¿se puede sacar dinero de cualquier cajero?

 

—Fiare Bance Etica tiene 3 oficinas en España: Madrid, Bilbao y Barcelona; desde Castilla y León trabajamos con la oficina de Madrid. La cuenta corriente se abre por internet (www.fiarebancaetica.coop) y se opera como en cualquier otra cuenta online. En ella se domicilia la nómina o pensión, los pagos del día a día, se realizan transferencias, etc.. Para disponer de dinero en efectivo se utilizan los cajeros automáticos: Fiare no cobra por sacar de un cajero, solamente establece la comisión que el banco propietario del mismo aplica a nuestra cooperativa por el uso que hace el cliente.

 

—España tiene un problema con los alquileres. La burbuja ha crecido tanto que las familias no se pueden permitir comprar, tampoco alquilar. Y hay ciudades en las que los jóvenes sólo pueden acceder a una habitación en un piso compartido y pagar por ello 600 euros.  ¿Qué papel va a desempeñar la banca ética en estos casos? ¿Conceden créditos personales?

 

—Fiare Banca Ética lleva años dando créditos hipotecarios a organizaciones; para personas físicas aún no, pero desde luego que se hará próximamente. El planteamiento es que se ofrezca cualquier servicio habitual a nuestros socios y clientes, y el producto del crédito hipotecario para personas físicas está desarrollándose en estos momentos.

 

—Acusan a los grandes bancos de crecer agresivamente. ¿Qué hacen con el dinero? ¿Cómo se sostienen económicamente?

 

—Con motivo de las movilizaciones del pasado 27 de septiembre por la emergencia climática (en las que por cierto ha participado activamente Fiare Banca Etica) se ha escrito mucho sobre el importante papel que juegan los grandes bancos en el cambio climático; si esto te hace reflexionar ... ¡cambia de banco!. Como organización, la misión de Fiare es transformar el mundo mediante el crédito a proyectos —sostenibles económicamente— y que a la vez suponen un impacto social y/o medioambiental positivo. Ésta es la fuente para mantener con el paso de los años el buen estado de los balances contables de nuestro banco.

 

—¿Qué garantías dan a los clientes de que se usa el dinero éticamente?

 

—Fiare Banca Ética es unos de los pocos bancos del mundo que publica en su web el listado completo de organizaciones a las que se da crédito, de cuánto importe y para qué actividad (puede consultarse en https://www.fiarebancaetica.coop/conmidinero). Además el cliente interesado puede hacerse socio de la cooperativa y participar en las asambleas, en las que se rinde cuentas de cómo se usa el dinero.

 

—¿Qué beneficios me da el banco si meto allí el dinero?

 

—Las personas con depósitos de ahorro en Fiare reciben un interés justo; podría decirse que como en cualquier otro banco, pero con la diferencia de que no hay productos especulativos con rentabilidades exageradas, que siempre se basan en que en otro punto del planeta alguien, o el planeta en su conjunto, está siendo explotado. A parte del beneficio económico, la banca ética da al inversor responsable la satisfacción de que su dinero genera un impacto social y medio ambiental positivo.

 

—¿Qué perfil tiene el cliente de Fiare?

 

—No hay un perfil claro, salvo el de la persona que desea que su dinero sea utilizado hacia empresas sostenibles para el medio ambiente y las comunidades. Además de los clientes particulares con esta conciencia social, Fiare cuenta con un importante número de organizaciones del tercer sector.

 

—¿Cuál es la estructura organizativa del banco?

 

—Fiare Banca Ética es una cooperativa de crédito. Los clientes que así lo desean tienen la posibilidad de hacerse socios, elegir democráticamente las personas que forman el Consejo de Administración, dar su opinión sobre el balance económico, etc.. Bajo el principio de ‘una persona, un voto’, cada asamblea es un ejercicio de democracia económica.

 

—‘¿Hace mucho el dinero mucho se le ha de amar’?.

 

—El dinero ha jugado un papel muy importante a lo largo de la historia. En un tiempo el dinero se orientó a generar recursos para el desarrollo de una economía productiva real orientada a satisfacer las necesidades vitales de la gente. Pero en la actual fase del capitalismo financiero, el dinero tiene una dimensión especulativa brutal cuya finalidad es reproducirse a sí mismo y concentrándose en muy pocas manos. Los fondos buitres son el mejor ejemplo de eso. Con la crisis la brecha entre los ricos y los pobres se ha incrementado. Por esos efectos negativos del amor al dinero, todas las tradiciones ético-religiosas consideraban la usura como algo inmoral. Un «pecado». La cultura actual ha revertido esa percepción negativa del dinero a través de la llamada «teología de la prosperidad» que ha hecho del amor al dinero una «virtud». Ese es el «espíritu del capitalismo» como bien ha demostrado Max Weber.

 

—Banca ética, comercio justo, dinero alternativo... ¿es nuevo o es volver los ojos a los que hacían nuestros antepasados?

 

—Ciertamente la banca ética no es un fenómeno aislado y hay que situarla en el contexto de la búsqueda de alternativas eco-sociales que apuntan a un modelo distinto de desarrollo: economía circular y del bien común, eco-feminismo, decrecimiento.... En los aspectos de inversión en proyectos de economía sostenible puede establecerse el paralelismo con la actividad de las cooperativas de ahorro de hace décadas; pero el panorama es ciertamente distinto hoy en día: globalización, redes sociales, emergencia climática, etc. Hay que dar respuestas a los problemas actuales: cuenta online, pagos con el móvil, información en la web, etc.

«La banca ética no necesitó ni un euro para ser rescatada»
Comentarios