miércoles 22/9/21

Un banco de datos recupera la memoria del exilio leonés

Javier Rodríguez, ayer en Valencia de Don Juan. DL

«Mucha gente en España y también en León desconoce que el autor del mural de los Derechos Humanos en la ONU, Vela Zanetti, era un exiliado leonés», afirma el profesor de la Universidad de León, Javier Rodríguez. El borrado del exilio, junto a la demonización de la República, formaron parte de las estrategias de la represión franquista que desplegó una «ingente propaganda» en dar a conocer sus héroes y episodios épicos.

Para acabar con este olvido, desde el grupo de investigación que dirige el profesor Rodríguez en la Universidad de León, dentro del área de Historia Contemporánea, da los primeros pasos para crear un banco de datos con los exiliados y exiliadas de la provincia de León. Se trata de hacer visibles sus nombres y sus historias de vida más allá de las lacónicas frases con que se remata la vida de muchas personas que huyeron de la represión franquista. Unos pocos, como Vela Zanetti, retornaron e incluso fueron rehabilitados pero la condición de exiliados marcó sus vidas.

«Bajo el paraguas de las humanidades digitales queremos poner este banco al servicio de las personas y de la sociedad», señaló ayer tras la clausura del curso de verano Historia y Memoria. Migraciones y exilio en las primeras décadas del siglo XX que se ha celebrado esta semana en Valencia de Don Juan.

Anteproyecto de ley

«Por primera vez se reconoce de forma oficial a los exiliados como víctimas del franquismo»

«Hay muchos tipos de exilio, desde los guerrilleros antifranquistas que huyeron a Francia, a las personas que acabaron en los campos de concentración nazis, referentes culturales como Vela Zanetti o políticos como Gordón Ordás —presidente de la República en el exilio— y gente corriente que no aparece en los libros», subraya Rodríguez.

Como experto en memoria histórica, es optimista sobre la reparación que la nueva ley de Memoria Democrática realizará con el exilio si sale adelante. «Por primera vez se reconoce a los exiliados, en una ley, como víctimas de la represión franquista», apunta.

El profesor de la ULE recuerda que los exiliados españoles se convirtieron en apátridas. «Existen documentos en el Archivo Británico de cartas de los jerarcas nazis preguntando qué hacer con los españoles que tenían en campos de concentración con la respuesta de Serrano Súñer de que esas personas no eran españoles. De esta manera les condenó a las cámaras de gas, a los trabajos forzados y a la muerte. Para otros muchos exiliados, convertirles en apátridas «fue la muerte civil».

Un banco de datos recupera la memoria del exilio leonés