sábado. 03.12.2022

El bufete de la Iglesia tiene la misión de identificar a las víctimas de abusos

El abogado Javier Cremades, del Opus Dei, asegura que hay que ir «hasta el fondo»
                      El abogado Javier Cremades con el presidente de la Conferencia Episcopal, Omella. DIEGO FERNÁNDEZ
El abogado Javier Cremades con el presidente de la Conferencia Episcopal, Omella. DIEGO FERNÁNDEZ

Una vez recibido el encargo de realizar una «auditoría independiente sobre los abusos sexuales en el ámbito de la iglesia católica española», el abogado Javier Cremades, presidente del despacho Cremades y Calvo Sotelo, se presenta. «Soy católico, miembro del Opus Dei y tengo pleno convencimiento de que la Iglesia debe ir hasta el fondo, pedir perdón y rectificar en todo ello que sea necesario». Un acto inusual, revelar su fe en un Estado laico, pero necesario para apuntalar la transparencia que requiere el caso de víctimas de abusos, muchas menores de edad, perpetrados por sacerdotes durante décadas.

«Pido público perdón por los abusos de la Iglesia y las víctimas que tanto dolor han padecido y padecen», dice el cardenal Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española. «Hemos encargado una investigación independiente que audite todo el trabajo de las diócesis. Lo que se puede mejorar y lo que no». El trabajo del bufete, que es «adicional» al que se realiza en las más de 40 oficinas diocesanas, «deberá tener toda la amplitud necesaria para clarificar los casos acaecidos en el pasado y para impedir los abusos en el futuro. El principal objetivo es la ayuda, con nuevos cauces de reparación. En segundo lugar establece un puente que facilite el trabajo de las autoridades». Se trata, en palabras de Omella, de «un nuevo vehículo de colaboración».

Investigar los casos

El bufete pretende revelar «realmente la verdad de los hechos», mantiene Javier Cremades, cuya firma no «facturará» minuta alguna, excepto los gastos y pagos a terceros. La auditoría la llevará a cabo un equipo interdisciplinar de 18 personas, entre ellos el exmagistrado del Tribunal Supremo y del Constitucional, Vicente Conde; el expresidente de la sala segunda del Tribunal Supremo, Juan Saavedra, y la exvicepresidenta del Constitucional, Encarnación Roca.

La investigación contempla la documentación de todos los casos, los del pasado y los más actuales, y tiene un plazo previsto de 12 meses. El despacho de abogados pretende crear un método de trabajo híbrido, que combine el realizado en Alemania, junto a la visión de la propia Iglesia española. De hecho, la «auditoría», como la llaman en lugar de «investigación» o «defensa», parte de dos ramas. Una, el «trabajo previo realizado por las diócesis» sobre los abusos sexuales encubiertos en sus predios y, la otra, un buzón público para establecer contacto con las víctimas. «Ojalá haya muchas personas que se animen y confíen que van a tener una respuesta y una atención pormenorizada», afirma Cremades. «Trataremos de contactar con ellos a ver si están interesados en conversar con nosotros. Nos reuniremos con las asociaciones, una a una», subraya. Para ello han habilitado una dirección de correo electrónico: denunciaabusos@cremadescalvosotelo.

El bufete de la Iglesia tiene la misión de identificar a las víctimas de abusos
Comentarios