martes 26/10/21

Ceuta y Melilla: un ramadán de oraciones y restricciones

ramadan
La comunidad musulmana en España, especialmente en Ceuta y en Melilla donde se concentra la mayor parte de la misma, celebra a partir de este martes el sagrado mes del Ramadán. DL

La comunidad musulmana en España, especialmente en Ceuta y en Melilla, donde se concentra la mayor parte de la misma, celebra a partir de este martes el sagrado mes del ramadán, segundo año en un contexto de pandemia y condicionado por las medidas de precaución para evitar el riesgo de contagios.

Será también un ramadán diferente porque, mientras en el resto de España este ayuno se inicia hoy, en Ceuta y Melilla comenzará mañana, ya que ambas comunidades se rigen por las fechas que dictamina Marruecos, cuyo Ministerio de Asuntos Religiosos ha comunicado que comenzará este miércoles porque el creciente lunar no fue avistado en el país vecino. Su duración será de treinta días.

Si ya el año pasado las restricciones sanitarias marcaron el desarrollo de uno de los pilares del islam, en esta ocasión la situación se ha agravado como consecuencia del avance de la covid-19 en las dos ciudades autónomas, que están a la cabeza de España en datos negativos.

El Ramadán, que entre otros preceptos contempla no comer desde la salida hasta la puesta de sol, llega en un momento donde ambas ciudades están en riesgo extremo (por encima de 250 casos) al sumar Melilla hasta 537 de incidencia acumulada y Ceuta 498,80 casos, por delante de Navarra (425) y Madrid (336) y muy por encima de la media nacional de 199.

Además, las dos autonomías, donde conviven unos 40.000 musulmanes en cada una de ellas de una población censada de unas 85.000 personas en cada ciudad, tienen los índices de positividad más altos (11,4 en Melilla y 10,7 en Ceuta), sólo superados por Aragón (12,4).

RESTRICCIONES

Por todo ello, los musulmanes comienzan el ramadán "con mucha precaución, no es momento de reuniones familiares y de acudir a las mezquitas lo estrictamente necesario, hay que vivirlo de otra manera", dice a Efe con mucha pena el comerciante Ahmed Rachid, que mantiene un puesto de verduras en uno de los mercados de Ceuta.

La principal novedad este año es el adelanto del cierre de las mezquitas por el toque de queda en Ceuta y Melilla, lo que obligará a los musulmanes a realizar los dos últimos rezos del día en sus hogares, teniendo en cuenta que la restricción a la movilidad nocturna se inicia a las 22,00 horas en ambas ciudades, y los dos últimos rezos se efectúan después de las 23,00 horas.

Además, este adelanto impedirá que los musulmanes puedan salir a pasear tras la ruptura del ayuno diario, justo cuando se oculta el sol, teniendo en cuenta el escaso margen que queda para poder efectuar estos habituales y típicos paseos por la ciudad.

"Hay que vivirlo más intensamente pero con sentido común, porque están muriendo muchas personas, si bien esperamos que en los últimos días del ramadán se puedan flexibilizar un poco las restricciones", señala a Efe el pescador Mohamed Lahassen.

Para el empresario ceutí Mohamed Harrus será un ramadán de oraciones y restricciones, "pero no queda otra".

Este ramadán va a ser el primero de Abdeselam Mohamed Mimun como presidente de la Comisión Islámica de Melilla (CIM), un motivo por el que admite que lo está viviendo de manera especial, pero también subraya el "agotador trabajo" que están realizando para que se pueda desarrollar de la mejor manera posible.

Es positivo: "Podemos llorar con un ojo", apunta Abdeselam Mohamed, "pues este ramadán podremos celebrarlo un poco mejor que el pasado año, a pesar de las restricciones establecidas por la pandemia".

Y es que a diferencia de 2020, las mezquitas sí podrán celebrar cuatro oraciones al día, con un tercio del aforo por la pandemia, aunque no el rezo más importante en Ramadán, el "tarawih", que se lleva a cabo después de romper el ayuno y en el que más oraciones se hacen, durante alrededor de una hora y media.

La imposibilidad de realizar el "tarawih" en los templos ha provocado quejas y peticiones para que se retrase el inicio del confinamiento.

PROTESTAS

De hecho, ya en la jornada del lunes unos 180 vehículos participaron en una caravana de protesta convocada por las redes sociales y que recorrió el centro de Ceuta para pedir una mayor flexibilidad en estas jornadas.

Partidos como el Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC) ha reclamado la extensión del toque de queda hasta las 01.00 de la mañana en algunas jornadas clave del mes sagrado del ramadán, especialmente desde el vigesimosexto día, y del final del mismo mes.

Esta petición la apoya el PSOE de Ceuta. Según ha dicho a Efe su secretario general, Manuel Hernández, "es una solicitud legítima". "Si los datos de contagio disminuyen y el 9 de mayo finaliza el estado de alarma, existen razones para la flexibilización horaria y que se pueda acceder a un toque de queda mayor como el que se solicita", argumenta Hernández.

Ceuta y Melilla: un ramadán de oraciones y restricciones
Comentarios