miércoles. 06.07.2022
Estafa

Cómo evitar caer en la trampa de campañas falsas como la de Lupe

La Policía tiene abierta la investigación sobre dos denuncias de estafa y falsedad documental a raíz de la campaña fraudulenta en la plataforma Gofundme a favor de Lupe, una joven leonesa que fingió estar enferma y precisar 50.000 euros para un tratamiento experimental. El Incibe, que en 2021 recibió 69.000 consultas de ciberseguridad, explica cómo evitar donar dinero en campañas digitales de este tipo.
dl18p41g1
dl18p41g1

La plataforma digital Gofundme es especialista en recaudación de fondos para casos médicos. «Pide ayuda. Dona generosidad. Comienza solo en 5 minutos». Cuando el pasado 22 de febrero, Tamara inició la campaña a favor de su compañera Lupe para un supuesto tratamiento oncológico eligió esta plataforma.

Con una foto de whatsapp de la supuesta enferma, en la que aparecía en pijama y con los cascos de teleoperadora, y un sencillo texto se inició la recaudación. No hizo falta aportar ningún documento médico que acreditara la situación. «La página no te solicita documentación acreditativa. Solo seleccionas la opción por la que se inicia la campaña. En ese caso gastos médicos, ahí te registras y dices el motivo», explica.

Líder en causas médicas

La plataforma Gofundme no exige ningún tipo de acreditación de salud para recoger fondos

La confianza y el historial de Lupe fueron suficientes para tomar la iniciativa sin dudar nada. En noviembre de 2019, la joven había pedido una semana de vacaciones alegando que debido a una metástasis en la cabeza de un tumor tenía que someterse a una cirugía en Madrid y no quería pedir la baja para no causar trastornos en la empresa.

A sus compañeros les conmueve la historia y entre todos le hicieron un regalo y le dedicaron una carta de ánimo. Después de la supuesta operación se incorporó, manteniendo su historia de la agresividad del cáncer. En octubre de 2020 presentó una baja médica y el 14 de junio de 2021 aunque no tenía que incorporarse hasta el 12 de julio por tener derecho a sus vacaciones.

Largo historial

Lupe se hizo pasar por monja enferma en 2016 y desde 2019 fingió dos metástasis diferentes

Según declaraciones que obran en la investigación policial, el 21 de junio comunica a su compañera que ha pedido una excedencia, debido a que «tiene una metástasis pulmonar y le han dado entre cuatro y seis meses de vida». Hasta noviembre no vuelve a tener noticias de ella, pero no llegan a verse. El 21 de febrero de 2022 le dice por whastapp que ha estado 15 días en la UCI y que ya estaba en planta en un hospital de Madrid. Pedía un despido pactado, pero ante la imposibilidad de llevar a cabo esa idea, Tamara la ofrece hacer la campaña crowdfunding. En menos de un día, la campaña logró recaudar casi 1.400 euros (1.395) hasta que la investigación periodística llevada a cabo por Diario de León puso en evidencia el fraude.

Los documentos aportados estaban firmados por un médico fallecido en 2019, como figuraba en internet y corroboró la Clínica Nuestra Señora de los Ángeles y Lupe nunca había estado ingresada en el Hospital de El Escorial, donde aseguró a sus compañeras que había estado en la UCI.

dl18p42g1

La montaña de mentiras que Lupe construyó, alegando después que padece una enfermedad mental, está en manos de la Comisaría de León, que investiga dos denuncias por estafa —de 500 y 300 euros— de personas que le ingresaron dinero a través de Bizum y no de la plataforma. La Policía investiga también un posible delito de falsedad documental por los papeles aportados.

La joven está localizada por la Policía, aunque no ha sido detenida. La campaña se paralizó y el dinero devuelto a las personas donantes. Y desde hace unos días ya no hay rastro de su existencia en la red. Gofundme ha eliminado el contenido del enlace que se difundió para apoyar a Lupe.

Consejos del Incibe

Contrastar información interna y en redes y fijarse en que se retorne el dinero en caso de fraude

Incibe tiene una línea de ayuda de ciberseguridad que puede ayudar ante cualquier duda que se presente con una campaña de este tipo, entre otras muchas incidencias y riesgos que se corren en la red, Ángela García Valdés, técnica en Seguridad para Ciudadanos de Incibe, señala que la plataforma cumple los requisitos formales en cuanto a garantías de la web. Son las personas donantes o las creadoras de la campaña las que tienen que alertar sobre posibles fraudes. Desde el Incibe, que no interviene en el control de estos portales, se aconseja a cualquier persona que se plantee hacer una donación a través de estas plataformas digitales que «contraste la información, busque información interna en la plataforma y en la red social dónde se esté contando la historia», explica Ángela García Valdés. «Para hacer viral la campaña, la gente suele publicarla en sus redes sociales. A partir de esos perfiles se puede hacer un poco de investigación de quién se trata», añade. En el caso de Lupe, ni es ella quien inicia la campaña ni tampoco hay rastro suyo en perfiles de redes sociales. En ningún momento compartió el enlace, como estaban haciendo sus compañeros de trabajo.

La técnica de Seguridad Ciudadana del Incibe señala que las precauciones a la hora de donar en una plataforma digital se deben extender no solo a los datos. «Cedemos dinero y datos personales. Los datos tienen mucho valor y los estamos cediendo de forma gratuita», subraya. En las condiciones de uso y política de privacidad tiene que figurar si en caso de fraude se devuelve el dinero y cómo se garantiza. «Si algo empieza a oler mal, lo más probable es que estemos ante un fraude», añade la experta.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta es que los métodos de pago sean seguros. Plataformas específicas como Pay Pal o las tarjetas de prepago virtuales de un solo uso son más seguras que ofrecer los datos de la tarjeta bancaria en el mundo digital.

«En el caso de que una acción de un ciberdelincuente el daño es menor con estos nuevos métodos que si damos los datos de nuestra tarjeta», puntualiza Ángela García Valdés. Hay que fijarse también en que la plataforma sea reconocida y denunciar ante la propia plataforma que algo no es legal, como realizó Tamara cuando se destapó la mentira de la enfermedad de Lupe.

Un caso que se destapó por el la práctica periodística de contrastar la información y la desconfianza que empezó a generar entre la impulsora de la campaña y otras compañeras cuando Lupe fue reconocida por algún conocido como la chica que, en 2016, se hacía pasar por monja a las puertas de un colegio de León a donde acudía a buscar a su hermana.

En el corrillo de las madres se corrió la voz de que la falsa religiosa se encontraba enferma y necesitaba dinero para un tratamiento. Alguna madre le dio dinero hasta que se descubrió, por pesquisas realizadas por el colegio en el convento al que decía pertenecer en Valladolid, que todo era una mentira. Nadie le denunció entonces.

Esta vez hay dos denuncias por estafa y la investigación sobre la falsedad documental. Pero sobre Lupe se ha encontrado de una vez con su mentira.

Cómo evitar caer en la trampa de campañas falsas como la de Lupe
Comentarios