domingo. 02.04.2023

Crece la demanda de donación de semen

Cada vez más mujeres optan a la maternidad sin un varón. El 12% de los nacimentos en León son de mujeres no casadas que no tienen una unión estable. No todas recurren a técnicas de fecundación, pero en las clínicas de reproducción aumenta la necesidad de donación de gametos masculinos por el incremento de las mujeres que optan por la maternidad en solitario o parejas de lesbianas.
                      Una mujer pasea con el cochecito de un bebé por el centro de León. MARCIANO PÉREZ
Una mujer pasea con el cochecito de un bebé por el centro de León. MARCIANO PÉREZ

Las clínicas de fecundación asistida tienen cada vez más necesidad de donantes de gametos masculinos (espermatozoides) para las técnicas de reproducción asistida a las que recurren cada vez más mujeres que afrontar la maternidad en soledad. Así lo constata el responsable de la Unidad de Reproducción Asistida del Centro Ginecológico de HM San Francisco, Florentino Garrido. «Cada año aumenta la necesidad del recurso de la donación de gametos. Masculinos por el incremento de mujeres que optan a la maternidad sin participación de un varón, y de parejas lesbianas. Pero también de ovocitos por la mayor edad en la que la mujer accede a la maternidad o por fallo de tratamientos realizados previamente». De hecho, el cambio de ovocito mejora en un 80% el pronóstico de conseguir el embarazo tras varios ciclos previos fallidos.

Un 12% de los bebés que nacen en León —274— son criaturas de mujeres no casadas que no tienen una pareja estable. No todas recurren a las técnicas de fecundación in vitro pero los especialistas constatan un aumento de la demanda de este perfil en los centros de reproducción asistida.

La natalidad ha iniciado un camino en caída libre. Según los últimos datos del INE, en la provincia de León nacieron hasta noviembre de 2021 un total de 2.126 criaturas, lo que representa un 2,9% menos que el año anterior, el de la pandemia, con 2.278 nacimientos. La progresión va en descenso si se comparan los datos con el año 1998. Hace 33 años nacieron en la provincia 3.325 niños, es decir, mil más de los que ven la luz ahora.

Las mujeres retrasan cada vez más la edad de su primera maternidad. Hace 33 años, cuando nacían mil niños más que ahora en la provincia, las mujeres tenían su primer parto a los 28,9 años, cuatro años menos que ahora, con el primer embarazo a los 31,9 años.

La pandemia ha complicado más la situación. La actividad de los centros especializados en reproducción asistida se redujo 2020 por el impacto del covid-19, con el cierre temporal de muchos centros y la limitación de afluencia posterior debido a los protocolos de seguridad y la precaución de los pacientes. «Aunque a finales de abril de ese mismo año el Ministerio de Sanidad autorizó la reapertura y el inicio de la actividad de los centros de reproducción asistida, esta no recuperó de manera inmediata la concurrencia a las consultas ni, mucho menos, el inicio de los ciclos de tratamiento, que, por su naturaleza, requieren de al menos 2 y 3 meses desde la fecha de la primera consulta hasta su finalización», asegura Garrido.

El Centro Ginecológico de León recuperó en junio de ese año la actividad «y aunque hemos tenido incrementos mes a mes hasta final de año, pero sin conseguir alcanzar la carga de trabajo del año anterior».

La facturación de los centros privados de reproducción asistida disminuyó un 5,9% con respecto al año 2019, en el que se había registrado un incremento del 5,58% en relación al año 2018.

«Desde el punto de vista clínico, la preocupación durante el confinamiento y cierre de los centros era la repercusión que el retraso en los tratamientos podría tener en el pronóstico de los pacientes con una fertilidad comprometida por sus condiciones», destaca Garrido. Durante ese periodo de tiempo no se realizaron tratamientos para preservación (vitrificación de ovocitos) en pacientes oncológicas, por ejemplo, «pero inquietaban sobre todo las consecuencias que el retardo en los tratamientos pudiera tener sobre el grupo de pacientes más numerosos en nuestro tiempo, que es el de mujeres con edad reproductiva avanzada». Esas mujeres, de más de 38 años, son las más numerosas e las clínicas de reproducción asistida «y a partir de esa edad, sus posibilidades disminuyen mes a mes».

Dos potencias presentadas en el congreso de la Sociedad Europea de Fertilidad (ESHRE) en el año 2021 demostraron que un retraso de hasta tres meses en el tratamiento de este perfil de mujeres no afecta a su pronóstico de embarazo en fertilidad in vitro.

Los progresos en las técnicas reproductivas permite ahora estudiar las aneuploidías (dotación cromosomática anormal) del embrión mantenido en cultivo indirecto de su desarrollo, lo que reduce el número de abortos.

Crece la demanda de donación de semen
Comentarios