sábado. 04.02.2023

La mitad de los jóvenes españoles aceptaría cualquier trabajo precario

El 53% considera que su situación actual es peor de lo esperado, según un estudio.

Los jóvenes españoles se muestran muy pesimistas respecto al presente y no albergan esperanzas para el futuro. El alto paro entre ese colectivo (57,5% según el último Eurostat) unido a la frustración por la falta de garantías de encontrar un empleo a pesar de la formación está llevando a los jóvenes a tomar medidas desesperadas. De hecho, casi la mitad estaría dispuesto a aceptar cualquier trabajo con un bajo salario aunque le obligue a desplazarse a otra localidad o país.

Esta desesperanza se refleja en que la mayoría (53%) considera que su situación actual es peor de lo esperado y un 76% cree que seguirá igual o se resentirá más. Este es el nefasto escenario que refleja el estudio Crisis y contrato social. Los jóvenes en la sociedad del futuro realizado por el Centro Reina Sofia sobre Adolescencia y Juventud promovido por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) en la que han participado 1.000 jóvenes entre 18 y 24 años y que ha sido presentado ayer.

Esta visión fatalista tiene que ver con la falta de trabajo y las pocas expectativas para encontrarlo. Entre quienes tienen empelo más de un tercio (37,4%) considera bastante probable perderle en un año. Mientras que la inmensa mayoría de los jóvenes parados (71%) ve poco o nada probable encontrar un empleo en ese periodo.

Desesperados

Esa desesperación lleva a que casi la mitad de los jóvenes (48,6%) esté dispuesto a aceptar cualquier trabajo en cualquier lugar y aunque tenga un sueldo bajo. Esto se refleja en el empleo precario de los jóvenes donde abundan (56,2%) los contratos temporales o la ausencia de contratos en un alarmante 17,1%. Además, este colectivo está dispuesto y ve bastantes probabilidades (61,7%) de tener que irse al extranjero para encontrar un empleo y un 84,9% cree muy posible tener que trabajar en lo que sea. «Antes el trabajo se valoraba por lo que daba, ahora se valora en sí mismo», aseguró Eusebio Megías, director técnico de la FAD.

Los jóvenes no confían en esta situación mejore a medio plazo. El 61,7% considera muy difícil encontrar en los próximos tres años un trabajo para el que se ha formado y la mitad piensa que será muy complicado siquiera mantener cualquier trabajo. Estas dificultades económicas tienen sus consecuencias en otros aspectos de la vida. Por ejemplo, un 59,2% señala como muy difícil poder comprar o alquilar una casa y un 49,5% formar una hogar y una familia.

La mitad de los jóvenes españoles aceptaría cualquier trabajo precario
Comentarios