viernes. 27.01.2023
                      Iriana Fernández, violista. DL
Iriana Fernández, violista. DL

La violista leonesa Iriana Fernández estudió el grado medio en el Conservatorio de Música León. En Oviedo terminó los estudios superiores de música y la carrera de Química y cursó un máster en Alemania. Actualmente ocupa su plaza como violista en la Real Filharmonía de Galicia. Su idea de la aportación social del arte para ayudar a las personas le llevó a impulsar Sanarte, un grupo músicos y profesionales de la narración oral con un objetivo en común: acercar la música a colectivos vulnerables, a niños, a personas enfermas, a asociaciones que realizan una gran labor social.

«Consideramos que el arte en general, y la música en particular, tiene el poder de hacernos sentir, de emocionarnos, de sacarnos una sonrisa, tan necesaria en esos momentos difíciles de la vida».

Las experiencias musicales han sido tan gratificantes que decidieron crear ConcertArt, un proyecto ambicioso que no sólo abarca Sanarte, sino que agrupa diferentes Ensembles y proyectos didácticos con los que poder mostrar gran parte del repertorio de música de cámara. ConcertArt ha participado recientemente en festivales de música de la provincia de León en los Ayuntamientos de Villaturiel y Gradefes.

«El 7 de enero realizamos un pequeño concierto para un grupo de refugiados ucranianos. Todos los músicos estamos muy agradecidos de la acogida, de la cercanía de estas personas cuyo destino se ha visto drásticamente cambiado, sin quererlo. De las sonrisas y de las lágrimas que todos derramamos y, sobre todo, de la experiencia tan enriquecedora y humana que ha supuesto. Contamos con muchos artistas que, de manera voluntaria, colaboran con nosotros, permitiéndonos realizar una variedad asombrosa de actuaciones. Personas maravillosas que no dudan en compartir su tiempo y su talento con Sanarte para realizar proyectos como Música en la cuarentena: desde el 1 de abril hasta el 21 de junio de 2020 colgamos vídeos dos veces por semana en nuestra página de Facebook y una vez por semana mandábamos uno de los vídeos al hospital para los niños hospitalizados».

Además de tocar para asociaciones como Ategal (Asociación Cultural Gallega de Formación Permanente de Adultos), Asanog (Asociación de Ayuda a Niños Oncológicos de Galicia) o Afexdi (Asociación para la formación y empleo de personas con discapacidad intelectual) han realizado dos Maratones de Navidad, 2018 y 2022, llevando villancicos a colegios, residencias de mayores y la cocina económica de Santiago, «lo cual nos ha permitido aprender, crecer como personas y ha consolidado nuestra idea, quizás utópica, de que la música debería de ser un derecho de todos. Seguiremos aportando ese poquito, que parece nada pero es mucho: nuestra música y nuestras sonrisas».

«La música debería ser un derecho de todos»
Comentarios