sábado 16/1/21
La última del Diario

El papa no quiere curas casados ni diáconas

Francisco mantiene el celibato obligatorio para los sacerdotes y no contempla el diaconado femenino en la exhortación ‘Querida Amazonía’ que lanzará tras el Sínodo sobre la región
Un empleado transporta el retrato del papa en el vestíbulo Nervi.
Un empleado transporta el retrato del papa en el vestíbulo Nervi.

Los católicos que esperan que el papa permita el diaconado femenino o la ordenación sacerdotal de hombres casados, esta última una posibilidad que ya existe entre los fieles de rito oriental, probablemente quedarán decepcionados con la publicación este miércoles de la exhortación apostólica ‘Querida Amazonia’, en la que Francisco ofrecerá sus reflexiones tras el Sínodo sobre aquella región celebrado el pasado mes de octubre. Hay una gran expectación en la Iglesia ante este texto magisterial para saber cómo responde el Pontífice a la demanda que le hicieron los participantes en la asamblea sinodal, que se mostraron mayoritariamente a favor de que hombres con familia y experiencia como diáconos pudieran acceder al sacerdocio. La propuesta estaba pensada en principio sólo para las regiones amazónicas remotas con escasez de curas y donde los fieles se pasan incluso más de un año sin poder participar en la misa, aunque abrió un ardiente debate en toda la Iglesia universal por poner en cuestión la obligatoriedad del celibato sacerdotal. El documento final del Sínodo también instaba a Francisco a permitir que las mujeres accedan al diaconado permanente.

No toca aún

"No he sentido que el Espíritu Santo esté trabajando en eso ahora mismo"

Entrevistados por la agencia Catholic News Service, varios prelados comentaron que Francisco les había hecho ver que quedaban para el futuro los posibles cambios en estos dos temas tan espinosos, pues hace falta seguir debatiendo y reflexionando sobre ellos. «Dijo que él no cree en la ordenación de hombres casados pero, ¿qué hacer con todas esas personas que están privadas de la Eucaristía?», se preguntó Oscar A. Solis, obispo de Salt Lake City. John C. Wester, arzobispo de Santa Fe, descartó igualmente que fuera a haber cambios porque Jorge Mario Bergoglio había comentado durante su reunión con los prelados estadounidenses: «No he sentido que el Espíritu Santo esté trabajando en eso ahora mismo». El debate sobre la posible ordenación de hombres casados va más allá de la Amazonia, pues en otras zonas remotas también hay escasez de curas. El sector eclesial más conservador está frontalmente en contra.

El papa no quiere curas casados ni diáconas
Comentarios