miércoles. 06.07.2022
joseppp
Josep Sala. DL

La organización Paradores de Turismo homenajeará mañana a Josep Sala, de 102 años, último superviviente de los presos políticos que fueron encerrados en el Hostal de San Marcos de León, reconvertido el cárcel durante la Guerra Civil.

Al acto, que se celebrará en el claustro del parador leonés, recientemente reabierto tras una reforma integral que ha durado más de dos años, asistirán el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero; el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero; el premio Cervantes Antonio Gamoneda y el presidente de Paradores, Óscar López, además del homenajeado, que reside en Barcelona.

Están previstas diversas intervenciones de autoridades y de descendientes de personas que estuvieron presas en San Marcos, han informado fuentes de la organización.

La de cárcel ha sido una de las muchas facetas del emblemático edificio que en 1515, sobre un viejo monasterio medieval, se comenzó a construir, por orden del rey regente, Fernando el Católico.

Se trata de un edificio con una larga historia, primero como hospedería de la Orden de Santiago y, después, tras la desamortización impulsada por el ministro Juan Álvarez Mendizábal, en 1835, como edificio con uso militar, donde, sin embargo, antes estuvo preso Francisco de Quevedo entre 1639 y 1643.

El conjunto que hoy se conoce como parador de San Marcos surge como hospedería de la Orden de Santiago, ya que León, en aquel momento, era uno de los puntos "fundamentales" del Camino de Santiago, con la construcción de la iglesia, de estilo gótico "deformado, no en el sentido negativo, sino en sentido arquitectónico".

Aunque previamente ya tuvo funciones de cárcel, en la desamortización de Mendizábal la hospedería de la Orden de Santiago pasa a ser propiedad del Estado durante el Trienio Liberal, y "empieza a tener funciones militares, como cuartel, prisión o campo de concentración".

Lo fue durante la Guerra Civil, cuando San Marcos fue una de las prisiones referentes en el noroeste del país, donde estuvieron presos 6.700 hombres, entre ellos personajes conocidos como el escritor Victoriano Crémer.

San Marcos también ha sido Instituto de Segunda Enseñanza, Casa de Misioneros, escuela de Veterinaria, hospital penitenciario, cuadra de sementales, casa de los Padres Escolapios, Oficina del Estado Mayor del Séptimo Cuerpo del Ejército, cuartel de Caballería, sede de la Diputación, Diócesis y Ministerio de Guerra.

Ya en la década de los sesenta del pasado siglo, el ministro Manuel Fraga Iribarne, de origen gallego pero casado con una leonesa, Carmen Estévez Eguiagaray, convirtió la sede gubernamental de San Marcos en Parador de Turismo.

Paradores homenajea al último preso político de San Marcos
Comentarios