lunes 25/1/21
Rebrote

Pekín suspende las clases presenciales

China aumenta las restricciones para frenar la propagación masiva Supera los 100 casos y «extremadamente peligroso»
Un médico con un buzo de protección. WU HONGA
Un médico con un buzo de protección. WU HONGA

Escuelas e instalaciones deportivas cerradas, supermercados desabastecidos, taxis que no pueden salir de la ciudad, y vallas de metal azul para sellar el acceso a zonas residenciales en cuarentena. Las imágenes que el confinamiento dejó en China el pasado febrero, y que parecían ya desterradas, se vuelven a repetir. Y nada menos que en Pekín, escenario del peor rebrote de coronavirus que vive el país.

La Comisión Nacional de Salud informó este martes que la capital sumó 27 de los 40 nuevos contagios detectados en China -no incluyen otros seis asintomáticos- y que el total supera ya el centenar. Concretamente, 106 personas infectadas desde el pasado jueves guardan alguna relación con el mercado de abastos de Xinfadi, principal proveedor de fruta y de verdura en una urbe de 21,4 millones de personas. Por si fuese poco, los contagios se han extendido ya a otras tres provincias -Hebei, Liaoning y Sichuan-, algo que ha provocado la adopción de medidas de seguridad en todas ellas.

Más control
Las personas que quieran salir de la ciudad deberán presentar una prueba de coronavirus negativa

En Baoding, una localidad industrial situada a unos 140 kilómetros de Pekín, el Gobierno ha declarado un ‘estado de emergencia de tiempos de guerra’, que se traduce en restricciones para la llegada de ciudadanos de la capital, distanciamiento social y controles extra en lugares concurridos. Nuevas restricciones Otras seis ciudades de Hebei exigen que todo aquel que haya pasado por Xinfadi alerte a las autoridades sanitarias y proceda a realizar un test de ácido nucleico para conocer si se ha infectado del coronavirus. E incluso localidades que no han detectado nuevos casos, como Bayan Nuur y Tongliao en Mongolia Interior y Daqing en Heilongjiang, han decidido ir un paso más allá y poner en cuarentena -durante 14 o 21 días- a todos los ciudadanos que hayan estado en los distritos más afectados de Pekín, independientemente de que den positivo en las pruebas.

La propia capital anunció este martes nuevas restricciones. Ya hay 29 zonas residenciales selladas en cuarentena y el ayuntamiento ha impuesto limitaciones parciales a la movilidad. Aparte de prohibir que taxis y otros vehículos de pasajeros colectivos salgan de Pekín y de instar a la población a suprimir los «viajes no esenciales», todos los ciudadanos que abandonen la urbe deberán mostrar un certificado de haber superado el test de Covid-19 con resultado negativo.

Pekín suspende las clases presenciales
Comentarios