jueves 26/11/20

«Queda el buen sabor de boca de ayudar»

El equipo Covid de la ULE queda en «reserva activa». Si surge la necesidad, en 24 o 48 horas podrían arrancar de nuevo las pruebas PCR en la Facultad de Veterinaria. Después de tres meses de trabajo voluntario y altruista, que han compatibilizado con su labor docente, «ya no podíamos continuar», alega Ana Carvajal.

En la situación actual de contención de la pandemia, sin brotes reseñables en la provincia, la Gerencia de Atención Primaria considera suficiente que se mantenga en activo el dispositivo en el Laboratorio Regional de Sanidad Animal, que se incorporó unos días después que la Facultad de Veterinaria de León, con sus pruebas automatizadas.

Con la inseguridad y la incertidumbre de lo que pueda pasar en verano, pero con la certeza de que pase lo que pase, «siempre estaremos mejor preparados», se despiden de la misión. «Queda un buen sabor de boca por ayudar», señalan los investigadores. La pandemia ha puesto de relieve la importancia del trabajo científico para resolver problemas trascendentes, la interrelación entre sanidad animal y salud humana y la aportación que la universidad puede devolver a la sociedad.

Devolver riqueza
«La universidad no es solo una institución de enseñanza, es un activo de la sociedad»

El trabajo que han realizado es una muestra de que «la universidad no es solamente una institución de enseñanza, es un activo de la sociedad. Un servicio», apuntan.

Y la disposición de sus recursos humanos una prueba de que la «universidad siempre quiere devolver a la sociedad». El gerente de Atención Primaria, José Pedro Fernández, destaca «la voluntariedad, las ganas de trabajar y la magnífica disposición» del equipo de la Universidad de León, con el profesor Vicente Martín, catedrático de Medicina Preventiva de la ULE, como intermediario con la gerencia y la Junta de Castilla y León.

«Queda el buen sabor de boca de ayudar»