viernes 20/5/22
Los médicos compararán el cromosoma «Y» del navegante con el de su hermano

Los restos de Colón viajan a Granada para aclarar su entierro

Los estudios recogen análisis descriptivos, antropológicos y forenses
Sarcófago que supuestamente contiene los restos de Cristóbal Colón
Los restos de Cristóbal Colón que reposan en la Catedral de Sevilla y los de su hijo, Hernando, fueron exhumados ayer para su análisis genético en la Universidad de Granada, en una investigación que desvelará «de forma concluyente» el enigma de dónde está enterrado el descubridor de América. Parte del equipo investigador del Departamento de Medicina Legal de la Universidad de Granada, junto a dos de los descendientes del almirante, Jaime y Anunciada Colón de Carvajal, retiraron ayer el manto que cubre el sepulcro de Colón y extrajeron de una portezuela con forma de escudo un pequeño cofre en el que, según se puede leer en su tapa, «yacen los huesos de Cristóbal Colón, primer almirante del nuevo mundo». Posteriormente, descubrieron la lápida de la tumba de Hernando Colón, en el trascoro de la Catedral de Sevilla, donde permanecían desde hace más de cuatrocientos años. Los restos de Colón, de su hijo y de su hermano Diego, que fue desenterrado el pasado septiembre de la fábrica de loza de la Cartuja de Sevilla, partieron esta misma tarde hacia Granada, donde permanecerán hasta el viernes y se les extraerán muestras para un proceso que puede durar «muchos meses» y que tiene como objetivo arrojar resultados definitivos sobre si los restos que se conservan en la Catedral son realmente los del descubridor. En esta investigación, que, según explicó en rueda de prensa su coordinador, José Antonio Lorente, incluirá estudios antropológicos, descriptivos, odontológicos, médico-forenses y resonancias magnéticas, entre otras pruebas, será determinante el cromosoma «Y», que se transmite de padres a hijos varones, ya que se tiene la completa seguridad de que los restos de Hernando Colón sí son auténticos, debido a que el cadáver del hijo del almirante no sufrió tantos traslados como el de su padre. En efecto, Colón, que murió en Valladolid en 1506, reposa en la Catedral de Sevilla desde 1898, después de pasar por el Monasterio de la Cartuja de Sevilla (entre 1509 y 1544), la Catedral de Santo Domingo (entre 1544 y 1795) y la Catedral de La Habana, desde donde fue trasladado cuando España perdió la colonia de Cuba. No obstante, más de veinte años antes había empezado la polémica sobre los verdaderos restos de Colón, ya que en 1877 los dominicanos encontraron una caja en la que Santo Domingo asegura que yacían los huesos del descubridor de América.

Los restos de Colón viajan a Granada para aclarar su entierro
Comentarios