domingo 29/11/20

Brújulas

Mi amiga Rocío dirige la emblemática librería Neblí, en la calle Serrano de Madrid. Lleva toda una vida dedicada a leer y recomendar libros. Es una persona novelable. En cualquier conversación contagia su amor por los libros, a través de sus sencillas y sabias palabras a las que, un dulce acento andaluz, hacen más atractivas. 
Durante la desescalada, tras el confinamiento, me envió una invitación a la presentación telemática de un libro en Neblí: Mujeres brújula de Isabel Sánchez. No conocía ni había oído hablar de la autora. Me insistió en que asistiera: te va a gustar. 


La propia presentación, en sí, fue un evento muy interesante con diálogos en directo con algunas de las protagonistas del libro desde Asia, América, África… Pero lo mejor ha sido la lectura de unas historias protagonizadas por mujeres que han convertido sus límites en fuerza para mejorar su entorno e innovar. Inspirador.
Nos ha tocado vivir en un mundo tan bello como tempestuoso. Lo habitual es que la vida de por sí sea difícil y tenga desventuras, pero no todo son desgracias. También hay sorpresas y novedades, metas que alcanzar, afanes que nos quitan el sueño o nos empujan a la acción. La vida no es tiempo que pasa, sino tiempo de encuentro. El mundo humano está concebido para imperfectos perfectibles: así que una de las primeras guías para una existencia feliz es aprender a convivir con nuestras propias limitaciones y con las de los demás.


Para cambiar el mundo, el recurso más poderoso es ayudar a las personas a conocerse, a desarrollarse, a mejorar. Cuando nos hacemos conscientes de que pequeñas acciones nuestras pueden impactar en la vida de otros, entonces somos capaces de armar una revolución, de liderar grandes cambios. Necesitamos «brújulas», puntos de referencia para los demás, que señalen el norte, marquen el camino y acompañen hasta la meta. Personas con visión, que produzcan cambios positivos, que dirijan hacia ahí los mejores esfuerzos, e inspiren y motiven a otros a hacerlo también. Personas que busquen y creen oportunidades para que otros crezcan y aprendan.
Los seres humanos estamos hechos para superarnos, para aspirar a más, para romper los límites. La necesidad primaria de dotar de sentido nuestra vida. No podemos vivir, sin más. Necesitamos saber de dónde venimos, por qué y para qué estamos aquí, y hacia dónde vamos. Llegamos con una carga genética heredada, crecemos con tradiciones familiares, de ciudadanía o nacionalidad. Los vínculos afectivos que vamos trenzando desde pequeños hacia las personas y las cosas de nuestro entorno se convierten en las raíces que nos asientan sobre el terreno y nos permiten desarrollarnos fuertes y derechos.
Para marcar un camino se debe tener claro el norte. No hay nada en el mundo que capacite tanto a una persona para sobreponerse a las dificultades externas y a las limitaciones internas, como la consciencia de tener una tarea en la vida. Aportar soluciones para el futuro: así podremos legar a nuestros hijos una sociedad mejor. Para ello es necesario promover un regreso a lo real. 
Se han perdido las referencias estables y universales en favor de lo aleatorio. La verdad es aquello que es; lo que es subyace escondido en la profundidad invisible de las cosas, sobre cuya superficie priman las apariencias. La verdad ha sido pulverizada por la presión de las modas intelectuales, de las ideas dominantes, de la desinformación sistemática, de los eslóganes orquestados por el poder. 
Desde el momento en que se manipula la verdad, la libertad está en peligro. Vivir libre, en efecto, más que en elegir, consiste en ser lo que se es. Por eso hoy son tan necesarias las personas que nos inyectan vida y propósito; «personas brújula» porque orientan la ruta y nos evidencian lo esencial: la persona y su valor.

Brújulas
Comentarios