domingo 05.07.2020

EDITORIAL | Más natalidad e inmigración para frenar la sangría demográfica

La despoblación es un problema grave en ocho comunidades autónomas españolas. Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón, Asturias, Galicia, Cantabria, Extremadura y La Rioja afronta con una incidencia extrema un conflicto que cuestiona el futuro del sistema en buena parte del continente europeo. El envejecimiento de la población hace inviables a medio y largo plazo el sistema de bienestar social porque la ausencia de un relevo impedirá en el futuro la existencia de jóvenes trabajadores suficientes pagando impuestos. Por ello en Castilla y León hace tiempo que se ha alzado una voz de alerta, incluso llevándola a las instancias europeas, y ahora el consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo plantea retos como mejorar el índice de natalidad e impulsar la llegada de inmigrantes como los puntos de apoyo para la recuperación económica y el reequilibrio territorial en una Comunidad tan extensa y con un nivel tan escaso de población. El reciente debate de las pensiones o las necesidades económicas en campos fundamentales como la educación, la sanidad o las infraestructuras tienen como trasfondo esa necesidad de que exista un mínimo de población activa capaz de mantener las tasas en niveles aceptables.

El Consejo Demográfico de Castilla y León tiene claros los objetivos y sin duda habrá un elemento fundamental para conseguirlos. El empleo es el mejor motor y atractivo para conseguir jóvenes que animen la natalidad y para que los inmigrantes puedan interesarse por las provincias de esta autonomía.

EDITORIAL | Más natalidad e inmigración para frenar la sangría demográfica
Comentarios