lunes. 27.06.2022

El amigo del rey

Quien tiene un amigo tiene un tesoro. Una amistad desinteresada, altruista, que no juzga, que cultiva el respeto, que acompaña y que es leal es, por su singularidad, un asombro de la naturaleza. Los vínculos entre las personas, a excepción de los tóxicos y oportunistas, son un seguro para mantener la salud mental. Si no elegimos bien, los amigos de hoy pueden ser los enemigos de mañana. Abrir las puertas de tu casa y tus propiedades a quien parece un incondicional puede convertirse con el tiempo en la peor de las pesadillas. El rey emérito parece haber encontrado en Pedro Campos una amistad perdurable. Decía Miguel de Cervantes que «a las amistades que son ciertas nadie las puede turbar» y ahí está la clave de la verdadera medida. A Pedro Campos y a Juan Carlos I les unió de nuevo ‘El Bribón’, la nave de las regatas de Sanjenjo. De momento, el ruido mediático parece no haber beneficiado tanto a la institución monárquica como a su entorno de amigos, que no ha dudado en dar cobijo al padre de Felipe VI, a su hermana y a todo el séquito personal, sino que además lo exhibe como el mayor de los trofeos que España recupera. Me pregunto cómo será esa casa, tan apreciada por el ex monarca, y los preparativos previos necesarios para acomodarla a los gustos y las necesidades de tan ilustre visitante. Supongo que con una amistad tan íntima ni el monarca ni el amigo habrán barajado la posibilidad de utilizar otro lugar en la zona para que se hospedara en este viaje tan cuestionado.

Todos los filósofos han abordado, de una manera u otra la definición y el sentido de la amistad desde un plano moral. Aristóteles estableció tres tipos de amistad: la que se fomenta por interés, la del placer —para tomar unos vinos y pasarlo bien— o lo que es más difícil de encontrar, la amistad que forja un mundo en común y para siempre. Para Platón, la amistad tiene cierto grado de compromiso y afecto, y para Nietzsche los amigos no son complacientes, defienden sus propios caminos y dicen las verdades sin paños calientes, ¿Qué tipo de amigo será Pedro Campos, hasta ahora sólo conocido en reducidos círculos profesiones?. Su amistad con el rey emérito lo ha colocado a él y su familia en el disparadero mediático. ¿Le compensará esa exposición? ¿Le habrá aconsejado en algún momento que este viaje se pensara más en beneficio de la institución que representó durante casi cuarenta años o por el contrario habrá puesto todas sus pertenencias al servicio de una amistad desinteresada». Yo como Machado, tengo a mis amigos en mi soledad, pero no soy emérita.

El amigo del rey
Comentarios