viernes 30/10/20

No hemos avanzado nada

En el mundo al revés España hubiera sido el país más importante. En este, es el que mejor nada en el bucle infinito de «a ver quién hace peor las cosas».

Ahora faltan médicos. En marzo, también. ¿Qué hemos aprendido? Que no hemos avanzado nada en la lucha frente al bicho y poco más en la gestión sanitaria. La reminiscencia que debió lanzar en algún momento el exconsejero de Sanidad, Saéz Aguado, de contratar médicos sin especialidad ha reconquistado una segunda ola de titulares para alegría de 7.000 licenciados en Medicina que no aprobaron el MIR. Lo que pasa es que en esta guerra fría del mercado sanitario el camarón que se duerme se lo lleva la corriente y Castilla y León parece estar durmiendo con los peces desde hace rato. Si el Hospital de León necesita 110 enfermeros y médicos, y llega, por ejemplo, Gerona, a ofrecerles más dinero, mejores condiciones y alojamiento... Marchan a toda hostia y con el diccionario de catalán debajo del brazo. La precariedad no es la mejor arma para conseguir profesionales cuando las bolsas autonómicas están «totalmente agotadas» y las provinciales «prácticamente vacías».

Entonces llega el Foro Médico y el doctor Serafín Romero para negar «tajantemente» que falten médicos en el territorio nacional ya que hay 12.000 estudiantes y jubilados operativos. Estas dos últimas palabras parecen antónimos y por parecer, parece que dentro de nada estaremos buscando médicos en la sección de pares sueltos del Lidl o a la salida de las discotecas. Más tarde sale Gabriel del Pozo, secretario general de la Confederación Estatal de Sindicato Médicos, para criticar la «errática» política de recursos humanos que, según afirma, ha derivado en el caos general que vive el sector: la mala distribución del personal entre comunidades y especialidades, los contratos basura —con la temporalidad como nota dominante y trabajos por días e incluso por horas— la sobrecarga, el estrés y las bajas condiciones retributivas que reciben... Todo se debe a la incompetencia de quienes se encargan de seleccionar, contratar, formar, emplear y retener... ¡Eureka! Creamos un nuevo departamento de Recursos Humanos y que restablezca el orden y las óptimas condiciones que tenían esos empleados en... ¿En 2007? Para cerrar el telón, despide Pilar Garrido, vicepresidenta de la Federación de Asociaciones Científico Médicas, que aporta un granito de arena y una montaña de sensatez. Claro que hay que apostar por formar tantos profesionales como sean necesarios, siempre «garantizando sus condiciones», y claro que la planificación será mejor a medio y largo plazo, logrando que «las medidas que se tomen ahora no estén alineadas con las necesidades de la profesión». Que alguien haga caso a esta mujer para demostrar que, a pesar de todos los errores, sí hemos avanzado.

No hemos avanzado nada
Comentarios