lunes. 08.08.2022

Editorial | La herida de la despoblación debe contar

Una de cal y otra de arena. En la reunión entre el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hubo acuerdos. El primero, sacar los incendios de la atribulada batalla política. Inteligente por ambos lados. Después hubo peticiones, las clásicas que se suelen despachar en este tipo de encuentros, como infraestructuras (Mañueco no dejó de reivindicar el fin de las autovías entre León y Valladolid y Ponferrada y Orense), la culminación de los regadíos y la Agencia Espacial para León. La carta de peticiones regó también al resto de provincias de la comunidad, y hasta ahí ni un mal gesto por parte de Sánchez. Pero el tono reivindicativo de Mañueco subió de escala cuando entró en el nuevo modelo de financiación autonómica. Y la palabra aquí es «preocupación a un agravio» que se puede producir frente a otras autonomías, caso de Cataluña. Aquí nos va mucho y el gobierno de Castilla y León debe estar muy pendiente de que se cumpla el mandato constitucional de la igualdad entre territorios. De ello depende el futuro de una población cada vez más diezmada. Y el sistema que hay ahora es malo porque no entiende la herida de una comunidad donde la despoblación ya asfixia.

+El alcalde de La Bañeza, Javier Carrera, ha liberado recursos municipales para ayudar a 266 empresas del municipio con graves pérdidas por la pandemia.

+El presidente de la SD Ponferradina emprende una nueva temporada al frente del club berciano, que volverá a intentar la clasificación para luchar por subir a Primera.

Editorial | La herida de la despoblación debe contar