sábado 24/7/21

Editorial | León necesita su casco histórico en condiciones para poder recuperarse

La zona antigua de León y sus principales monumentos son uno de los motores económicos de la capital de la provincia. La marca Barrio Húmedo es hoy muy conocida en toda España y se une a esos elementos patrimoniales de primer orden como son la Catedral o San Isidoro. Pero tras las peatonalizaciones puestas en marcha hace ya 25 años urge una actualización, un plan director que se había comprometido y que no termina de llegar. Más allá de sus inmejorables posibilidades turísticas, lo cierto es que hoy el casco antiguo es una zona fundamental para la ciudad, para el paseo y para el ocio. Pero presenta unos desequilibrios conocidos a los que urge dar una respuesta adecuada. Resulta innegable que toda la parte histórica de la ciudad ha sufrido una grave sangría poblacional, agravada en los últimos años con calles enteras en las que las viviendas habitadas merman constantemente. El casco antiguo tiene que ser un referente patrimonial, de ocio, pero también un barrio residencial acogedor, para evitar que a medio plazo acabe cayéndose casa a casa por los rincones.

Por ello, resultó esperanzador en su día el anuncio que realizó el alcalde José Antonio Diez sobre que daría prioridad a un plan director arquitectónico y de recuperación social de la zona vieja, junto a las obras de Ordoño II. En realidad, el plan había sido licitado por el gobierno anterior del PP. Pero transcurridos 20 meses desde el último paso ya con Diez parece que los esfuerzos en la céntrica avenida se están completando, pero el necesario y urgente rediseño del barrio antiguo ha caído en el olvido.

,Texto

+Texto

GTexto

Editorial | León necesita su casco histórico en condiciones para poder recuperarse