lunes. 30.01.2023

Agur, Patxi

Maldito año que llegó robando y se larga como guadaña segando en ciego. Amanecía en una carretera soriana y ahí le aguardó la muerte a Patxi Andión. Ah, ¿pero estaba vivo?, se dijeron no pocos, porque Patxi, en riconadas mediáticas o memorias flojas, llevaba muerto un tiempo, fuera del carril mediático, repudiado de famas, alejado del mucho tiberio (ande no te llaman, qué coños te quedrán)... y seguramente algo encantado él con estos silencios que engrasaban mejor la tarea creadora que nunca le cesó... ahí está el trabajo musical recientísimo para conmemorar los cincuenta años que llevaba en el oficio de la voz con más de quinientas canciones en su haber de compositor, muchas escritas para voces con mayor fama (Aute, Ana Belén, Mari Trini), voces amigas... ¿quién no se hacía amigo de Patxi si no era un puto merengón que odiara la pasión atlética con que se engrandecía quien quiso tanto a Madrid, que se puso a vivir en la Ribera de Curtidores, junto al mismo Rastro de su «Una, dos y tres»?...

Por no tener par era impar.

No tenía una gran voz, pero hizo seña inconfundible el raspe aguardentoso de la suya mucho antes que Leonard Cohen explotara su ronquera susurrada... no era un gran actor, pero hizo diesiéis películas llevándose en una de ellas el premio gordo de que se enamorara de él la mujer más bella de España (y del universo)... no era una pluma académica, pero sus letras las aprendía el pueblo en su lírica libre... hasta profesor de sociología en una universidad podía ser o director de la Escuela Nacional de Caza... o lo que quisiera, como ser de izquierdas sin ir de nómina ni tener que llevar collar o casarse en iglesia sin abollar dignidad... en fin, Patxi, gracias por poder abusar de tus temas en mis programas de radio en los 70 y por aquella tarde clareada en tu casa con cerveza belga antes de ir a ver a Anasagasti, tu vecino en tanto... y te seguiré citando a menudo con tu consejo cantado cada vez que hay que poner a alguien en su sitio: «Sí, sí señor, y qué le vamos a hacer, yo le he perdido el respeto y por eso le trato de usted». Agur, Patxi.

Agur, Patxi
Comentarios