martes 20/10/20

El jardín es tuyo

No te calle el nosequé o la vagancia, paisano, pídete ser algo tutor del alma verde de tu sitio, sea ciudad o pueblo, alma verde siempre pequeñina como la que se les fuga a los críos cuando se arañan y berran pupita; es un alma verde canija allí donde el metro cuadrado vale a kilómetro. Así que mañana mismo decidirás ser «amigo de», mentor o auxilio de algún cacho verde o plantas, maceteros, rinconadas; o querrás ser aprendiz y voluntario de la cosa municipal encargada de eso. Mañana mismo te apuntas porque el ayuntamiento empieza el lunes a impartir cursos básicos al numeroso voluntariado (algún día, si no es sordo o ciego usted, me agradecerá esta idea que le urjo a considerar, señor alcalde, dice Octavito que diga yo aquí).

Resulta que dispones de tiempo y de ganas de empezar. Y si andas jubilado, ya me dirás, con las pocas ganas que tienes de ser un inútil. Si quieres ser feliz, elige el oficio de jardinero, dice el sabio oriental. Y si quieres estar sano, también. Y más ahora, que hasta el respirar nos lo gobierna el quinto jinete de la Pocaleche esparciendo virus. Bienvenidos, pues, al parque, jardín, bulevar o rontonda, esa con abrojos resecos a menudo y olvidada. Saludable es el parque para quien no puede abandonar la ciudad. Ahí corre el aire que se lleva al bicho. Y con estos trabajitos voluntarios se aliviaría en algo el jardinero. Apúntate a serlo un poco por la gracia que tú tienes o por ganas de aprenderlo... y que se ahorre el municipio gasto innecesario o floripodios al tuntún que languidecen entristeciendo a la ciudad, si no acusándola de descuidada.

Barcelona explora implicar al ciudadano en el mantenimiento y cuidado de sus espacios verdes, un sueño ya viejo y siempre aparcado. No es tan disparatado. Ya que no hay huertos para todos los que lo piden, denles un escabuche orejón, una rastrilla, una regadera... y jardín libre. ¿Por qué no?... pues porque la empresa que externaliza este servicio que de siempre fue municipal se cagará en lo divino y lo público si les restan el cachito de pastel que le saldría gratis a la ciudad... mal precedente.

El jardín es tuyo
Comentarios