jueves 21/1/21

Revolutum, no más

No exageres ni zumbes más alarmas, por favor, sobra ruido, tengamos la guerra en paz. Esto no barrunta un 36, como temes también airado, ni tras estas contagiosas algaradas y quemas de contenedores vendrá la quema de iglesias, en cuyo caso (ya lo veo) solo rezarás para que este revolutum al que se apunta toquisque no invite también a los moros piraos y degolladores que convierten un machete en la cimitarra de Alá y que tanto atormentan hoy a Francia o afloran en Cataluña y quién sabe si aquí mañana por la mañana. Y dices que serán plaga los corsarios del pillaje que se apuntan al caos o los atilas que destrozan bienes públicos o establecimientos y que empezarán en breve a tumbar estatuas y lápidas aprovechando que el Pisuerga pasa por Villacovid, villa de todo lugar donde el indio pelirrojo y el nazirrapao, el arapahoe del rap ratatatá, la peña Furias de La vida es video, el negacionista conspiranoico y el aldeanismo nacionalero van borrachos de ira en botella de hidrogel y pidiendo bronca de garrafa alternativa para ajuntarse usando sillas como tomahawks y gasolina como agua bendita, diciendo que el fuego purifica o, al menos, lo carboniza todo iniciando otro Paleozoico. Y así asaltan el cielo con solo un mechero, un petardo antes y birras después celebrando su gettysburg urbano, masajeándose el ego y mensajeando nuevas arremetidas, al parecer su única diversión a mano en la confinación; total, nada que sorprenda y nada difícil de atajar. No escandalices tú y cree a la poli: no hay más objetivo que lucir cojón cuadrao y el alucine particular de cada cual, no hay nexo ni plan entre las tribus de esta turbamulta. Y van de selfie.

Sofocarás algo su furia si les devuelves a su rutina, o sea, abre bares (su aula o su oficina de colocación) y gimnasios y gradas (la universidad que les doctora en afostiar y vocear). En fin, si no desproporcionaras informativamente tanto su ruido, serían solo el pedo que son, pero dale minutos de gloria al imbécil y el contagio vuela. En fin, si salen a dar hostias, ¿no crees que las están pidiendo también?... Pues ya está.

Revolutum, no más
Comentarios