martes. 31.01.2023

El babianu que faía una montaña

Alcuérdome d’un día de los primeiros del iviernu, como los d’agora. Chegóu al pueblu un camión cargáu de cousas d’una familia qu’andaba de casa mudada, o seya, que venía a vivire al pueblu porque alcontraran trabachu aiquí. Yera una tarde bien húmeda. La nublina tapaba la parte alta de las montañas ya a veces paecía correr por el.las. Faía fríu. El val.le enteiru taba mocháu ya de las veras de las casas pingaban unas poucas gotas d’augua, porque tamién chovía soncemente.

El conductor del camión dicíanos que cómo podíamos vivire naquel reinu de tristura ya escuridá. Perguntaba cómo yéramos a vivire con esas montañonas tan altas que pa ver el cielu teníamos que l.levantar la tiesta. Él yera d’una zona chana onde l’horizonte s’alcuentra a ras de tierra. Pero la xente que nacimos arrodeaos de grandes montes nun vemos las montañas como una barrera, sinón como los pilares que protexen d’un cielu circular, poderosu ya opresivu, que nos aplasta. Los montes defienden del mundu esquivu ya achenu del universu.

Al pensar no l.labor defensivu de los montes alcuérdome siempres del l.lingüista Guzmán Álvarez (1910-2004), que naciera en Babia, en La Riera. Guzmán yía l’autor de la obra «El habla de Babia y Laciana», que presentóu como tesis doctoral ya de la que se fixo una tercer edición va poucu, en 2021. Nesta gran obra estúdiase la gramática de la l.lingua de la zona ya la sua evolución fonética. Tamién hai un vocabulariu mui valoratible ya una escelente descripción de la toponimia babiana. Repasando los nomes de los montes, cuevas, penas ya l.lagunas d’esti l.libru paez que’l que l.lee va recorriendo esa tierra única en muitos aspeutos ya tamién na sua forma física, que da la impresión de tar axeitada por una inspiración máxica. La obra introduznos amás na cultura tradicional: los rituales nel sendeiru de la vida, los xuegos, los trabachos de las estaciones.

Guzmán Álvarez pasóu polos castigos que sufrienon los perdedores de la guerra civil, pero la sua vida académica fíxola nel estranxeiru, na universidá d’Utrecht, onde foi profesor de l.lingüística románica hasta 1980. You conocílu personalmente daquel.la, cuando pasaba los branos na sua casa de Cabrichanes, porque you quería que fixera l’entamu del l.libru «Bitsarón», cousa que cumplíu con un testu guapísimu. Vivíu cona sua familia en Bilthoven, nas tierras baxas ya chanas d’Holanda. Cuéntanos la sua ficha Isabel que no xardín de la casa holandesa Guzmán fixo una montaña. Yera pa que la sua xente viera cómo yeran los montes, la esencia de Babia. Pero you creyo que yera tamién pa defendese de la chanura implacable.

El babianu que faía una montaña
Comentarios